Balance de año, inversiones en sanidad de los PGE, por Ana Prieto

Por Ana Prieto, diputada por Lugo y portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados

226

El Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado en tiempo y forma los terceros Presupuestos consecutivos de la legislatura. No es cuestión baladí, ya que engloban el mayor gasto social de la historia, proporcionan estabilidad política y certidumbre económica a España en un entorno de pandemia y un contexto internacional convulso por la crisis derivada de la invasión rusa de Ucrania. Por su parte, las cuentas de Sanidad aumentan un 29,6% más en 2023, sin contar los fondos comunitarios, respecto a la dotación recogida en los Presupuestos de 2018 y se caracterizan por un esfuerzo presupuestario sin precedentes. Son números, que se traducen en el desarrollo de acciones para fortalecer el sistema sanitario público y hacerlo más equitativo, más moderno y con capacidad para adaptarse a las necesidades de salud de la población. En especial, después de que las equivocadas políticas de gobiernos anteriores lo fragilizasen con el RD Ley-16/2012 o la fijación de la tasa de reposición cero de Rajoy y Montoro. Un panorama con que condicionó el combate de la pandemia.

Por su parte, el Ministerio de Sanidad, a lo largo de 2022, ha reafirmado su compromiso con la Atención Primaria. Los Presupuestos Generales del Estado para 2023 le dedican 800 millones de euros, incluyendo, por primera vez, un plan destinado a la mejora de infraestructuras y equipamientos, como centros de salud y consultorios dotado con 434 millones de euros. El Gobierno ha seguido avanzando en el Plan de Inversión en Alta Tecnología del SNS (Plan INVEAT). Y para frenar la temporalidad que sufre el personal y evitar la situación de precariedad laboral, se va a llevar a cabo en el SNS el proceso de mayor de estabilización con una oferta de 67.000 plazas. Además de articular soluciones para paliar la falta de médicos, consecuencia de la nula planificación desde 2011 a 2018.

Entre los grandes números de 2022, están los 446 millones de euros destinados a desarrollar el Plan de Atención Primaria y Comunitaria, aprobado por unanimidad en el Consejo Interterritorial del SNS. Cuenta con financiación finalista por parte del Ministerio de Sanidad y de las propias comunidades autónomas. Así, con cargo a los PGE 2022 el Gobierno ha distribuido 172 millones, tras la presentación, por las propias autonomías, de sus respectivos proyectos integrales.

Como anticipaba, es destacable el impulso del Plan INVEAT con 393,9 millones de euros destinados a las comunidades autónomas. Cantidad que se suma a los 399 millones ya transferidos en 2021. Es una inversión extraordinaria que hace posible la renovación y/o ampliación de 757 nuevos equipos de alta tecnología sanitaria. El objetivo es mejorar el tratamiento y el diagnóstico del paciente, y también apoyar el trabajo de los profesionales sanitarios. En el año 2020, el 44% de estos equipos tenían más de 10 años.

“El Ministerio de Sanidad, a lo largo de 2022, ha reafirmado su compromiso con la Atención Primaria. Los PGE para 2023 le dedican 800 millones de euros, incluyendo, por primera vez, un plan destinado a la mejora de infraestructuras como centros de salud y consultorios”

En esta línea, Sanidad ha formalizado el contrato con la empresa adjudicataria para la adquisición de diez equipos de protonterapia en el SNS, por un importe total de 263,5 millones de euros, financiados por la Fundación Amancio Ortega. La protonterapia, que, hasta el momento no está disponible en ningún centro sanitario público de nuestro país, es trascendental en los largos supervivientes, especialmente en la población infantil. Con ello se situará a España a la vanguardia de este tipo de tecnología en el entorno europeo.

Pese a que no caben en estas líneas todas las acciones del Ministerio, subrayo algunas más. La aprobación del Plan de Salud Bucodental, que cuenta con 44 millones de euros; la puesta en marcha de la Línea 024 de atención a las conductas suicidas; la implementación efectiva del Plan frente a la Resistencia a Antibióticos (PRAN). Sin olvidar la distribución territorial de los fondos para la mejora de la eficiencia y sostenibilidad del SNS por valor de 40 millones con el objeto de consolidar la Medicina Personalizada de Precisión en el SNS. Ni tampoco los 38 millones de euros para el Programa de Desarrollo de políticas de cohesión sanitaria de formación para facultativos de Medicina, Odontología, Farmacia, Enfermería y de Educación Sanitaria de la población para favorecer el uso racional de medicamentos con 35,9 millones de euros.

La compra de vacunas frente a la COVID-19 por parte del Gobierno de España ha hecho posible mantener la protección a toda la población. Quiero insistir especialmente en la determinación del Gobierno de Pedro Sánchez, en su coraje y responsabilidad con la mejora de la situación de los profesionales sanitarios y con el refuerzo de la Atención Primaria. En 2023 seguiremos trabajando para revertir las políticas aplicadas entre 2011 y 2018, en el progreso y en la defensa del SNS para proteger la salud de las personas y, al mismo tiempo, resguardar al propio sistema de riesgos y adversidades.