Aprendizaje y compromiso con los pacientes

82

Por Pau Ricós, director General UCB Iberia

En 2020 hemos aprendido a apreciar de primera mano el valor insustituible de los gestos individuales como herramienta necesaria para producir cambios colectivos. Estamos transitando del yo al nosotros porque hemos descubierto que cuidando de nuestra salud protegemos a los demás, pero si no actuamos como colectivo, nuestro futuro está en juego.

En UCB somos conscientes de que mantener a los pacientes en el centro es, y debe seguir siendo, el propósito y el motor de todas nuestras acciones y que podemos lograr lo que parecía imposible cuando nos unimos para luchar contra un reto global y nos centramos en mejorar la salud de las personas

En este año imprevisible y lleno de desafíos, en UCB somos conscientes de la importancia de ser más resilientes e innovadores que nunca, fomentando el espíritu colaborativo para poder dar respuesta a las necesidades de los pacientes.

El centro de las colaboraciones: los pacientes

Aunque en esta pandemia todos nos hemos enfrentado a mayores riesgos para la salud, las personas que ya conviven con enfermedades crónicas tienen que afrontar más retos que nunca. Desde esa realidad, nuestro compromiso se ha concretado en el apoyo a varias iniciativas solidarias hacia profesionales sanitarios y colectivos vulnerables. De todas ellas, me gustaría destacar la colaboración con la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria y la Administración para la dispensación domiciliaria de tratamientos hospitalarios. Éste es un ejemplo de que la colaboración público-privada, puede hacerse y debe mantenerse.

En el plano internacional en 2020 también pusimos en marcha la fundación UCB Community Health Fund cuyo objetivo es apoyar proyectos para reducir el impacto físico, mental y social de la pandemia en poblaciones vulnerables.

Para poder continuar con nuestro compromiso con los pacientes es clave crear las condiciones y el entorno adecuado para que cada uno de nosotros, cada empleado pueda expresar su máximo talento siempre preservando el bienestar físico, mental y social.

En UCB somos conscientes de la importancia de ser más resilientes e innovadores que nunca, fomentando el espíritu colaborativo para poder dar respuesta a las necesidades de los pacientes

Para ello hemos puesto en marcha un extenso plan que va desde la flexibilidad en los horarios, recursos de apoyo psicológico, foros informales para que nadie se sienta aislado, apoyo con todo el material audiovisual necesario, soporte médico, formación continua, herramientas de mantenimiento del bienestar físico, así como iniciativas para fomentar el aprendizaje de la desconexión.

Independientemente del plan, si tuviese que destacar algo, serían las innumerables iniciativas que han surgido por parte de todos los compañeros para ayudar a aquellos que estaban en situaciones más comprometidas. Ha sido muy gratificante ver cómo la gente ha dado lo mejor de cada uno para superar una situación sin precedentes y eso ha supuesto una continua fuente de confianza para seguir avanzando con determinación.

Estas iniciativas, además de la continuidad de nuestro compromiso con los pacientes, han permitido consolidar nuestra trayectoria de crecimiento en este 2020.

UCB en 2021

En este 2021 esperamos poner a disposición de los pacientes Evenity® (romosozumab), un tratamiento para la osteoporosis grave en mujeres postmenopáusicas que presentan un alto riesgo de fractura. Lo estamos desarrollando, junto con Amgen y su autorización en Europa ha supuesto una gran novedad teniendo en cuenta que es el primer medicamento autorizado para la osteoporosis en la Unión Europea desde 2010. Su acción es también muy novedosa, ya que tiene un doble efecto: aumentar la formación de hueso y reducir la disminución de la masa ósea.

Este medicamento va a ser crucial para aquellas personas que han sufrido una fractura por fragilidad a causa de la osteoporosis ya que les ayudará a prevenir una segunda fractura. En España, se calcula que hay una incidencia de 330.000 fracturas osteoporóticas al año que suponen un importantísimo coste social y sanitario de hasta 4.200 millones de euros. Según las previsiones, el coste por fractura por fragilidad crecerá más de un 30% en el 2030, por lo que podría alcanzar los 5.500 millones de euros.

Asimismo, continuamos avanzando en nuestro prometedor pipeline incluyendo hasta 4 moléculas en Fase 3 en las áreas de dermatología, reumatología y neurología que confiamos en que nos permitan seguir avanzando en nuestro propósito de tratar de ayudar a los pacientes a vivir la vida que ellos deseen vivir.

Por otro lado, la adquisición de Handl Therapeutics BV, una compañía especializada en terapia génica y el acuerdo de colaboración con Lacerta Therapeutics, suponen un paso importante para acelerar nuestra contribución en este tipo de tratamientos innovadores.

Ampliar la visión estratégica

Sin duda, en 2020 se ha acelerado nuestra transformación digital. Estamos consolidando un proceso para optimizar nuevas habilidades y competencias utilizando los datos y la tecnología para comprender mejor las necesidades de la atención sanitaria y, como consecuencia, tomar las decisiones correctas con mayor rapidez. También seguimos ampliando nuestra visión y alcance con inversiones estratégicas que nos ayudan a ofrecer un mayor valor a los pacientes como el acuerdo con Nile AI, Inc, que está desarrollando una plataforma digital de gestión de la atención de la epilepsia que supondrá incorporar la inteligencia artificial con el objetivo de conectar a pacientes y clínicos y, a su vez, ser capaces de hacer más predecible el desarrollo de la epilepsia.

Estas iniciativas nos permiten integrar mejor los comentarios y opiniones de los pacientes en nuestro proceso de I+D y en toda la cadena de valor mediante una mayor conectividad con las personas y las comunidades para ofrecer mejores soluciones a los pacientes ahora y en el futuro.

Por último, quiero destacar la apuesta por reforzar la conexión con el paciente con los nuevos servicios digitales ofrecidos por UCBCares a través de un conjunto de plataformas virtuales destinadas a dar soporte a los pacientes en las diferentes enfermedades en las que UCB trabaja. Inicialmente van a contar con información rigurosa y accesible sobre patologías generales, revisada por especialistas en la materia y con el aval de diferentes entidades y asociaciones. En ellas, además, se irán ofreciendo servicios personalizados para los pacientes que siguen tratamientos concretos de UCB.

Nunca olvidaremos 2020, un año que nos dejará huella y del que es importante consolidar lo aprendido para poder seguir contribuyendo a ayudar a los pacientes, profesionales sanitarios y a la sociedad en su conjunto a construir un futuro saludable, sostenible y repleto de esperanza.