2019 limitó las malas noticias para la farmacia, pero la amenaza continúa

Artículo de opinión de Luis de Palacio, presidente de FEFE

14

2019 se resume en mucha incertidumbre política y poco desarrollo normativo. El cambio de gobierno sin aprobación de presupuestos primero, y las dos elecciones después, han supuesto que el ministerio de Sanidad lo haya sido en funciones todo el año. Para las farmacias en España se puede decir que las malas noticias han sido limitadas y se resumen en dos: las órdenes de precios de referencia, que han sido recurridas por FEFE, y el agravamiento de los desabastecimientos de medicamentos. Por primera vez, desde que FEFE los denunció en el otoño de 2018, el ministerio incluyó este último asunto en un orden del día del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.
Sin embargo, un par de amenazas sobrevuelan a la maltrecha farmacia, cuyo mercado se recupera a ritmo inferior al del PIB: nuevos sistemas de subastas de medicamentos a nivel nacional y devolución de las mejoras en las condiciones comerciales de las farmacias con un sistema que tiene nombre de película de acción: clawback. Todos los agentes del sector, desde fabricantes hasta pacientes, se han posicionado contrarios a estas posibilidades, que se envuelven en un plan de fomento de los genéricos y biosimilares, donde se echa en falta que realmente se fomenten estos medicamentos.
De entre las propuestas de FEFE destacamos el que se cambie el sistema de precios de referencia para el vademecum de medicamentos “antiguos” para que la prioridad no sea bajar precios, sino garantizar el suministro. Ello porque, al estar fuertemente sometidos a competencia, los precios nunca se van a disparar, y están en una liga distinta a la innovación y los biológicos, que son objeto de otra preocupación: el financiarlos mediante pactos de sostenibilidad con la industria.
En febrero de 2019 entró en vigor la aplicación de la directiva europea de verificación de medicamentos. Sin embargo, sólo la sanidad privada, especialmente las farmacias, están preparadas para cumplir. Mientras no se implemente el nodo SNS previsto en la normativa de 5 de diciembre, se van a dispensar todo tipo de medicamentos desde farmacia hospitalaria a los pacientes sin cumplir con la verificación. Mientras, desde cualquier farmacia sí se podría cumplir. Todo sea que al final Europa sancione a España por no hacer las cosas a tiempo. Independientemente, queda pendiente acometer un plan integral para la mejora de la atención primaria, en el que desde nuestro punto de vista se echa de menos contar con la farmacia de una manera más estructural, aprovechando la capacidad instalada y el capital humano y profesional disponible a todos los usuarios. Fue uno de los retos que la última ministra, María Luisa Carcedo, pronunció en la Comisión de Sanidad de la CEOE antes de las elecciones del 10 de noviembre.
En materia de diálogo social sectorial procede iniciar la negociación colectiva del convenio de farmacias en el mes de junio. Sin embargo, la judicialización del pacto alcanzado en 2017 entre FEFE y UGT, único sindicato voluntariamente presente en la formación de la mesa, nos ha impedido empezar las negociaciones. Veremos qué nos depara el Supremo aunque, sea cual sea el caso, poco va a condicionar los pactos si lo ponemos en relación con la presión que pueda implicar las dos subidas consecutivas del salario mínimo interprofesional, del 22 y del 5 por ciento. Pero es que además sabemos que viene una revisión de algunos aspectos de la reforma laboral de 2012 y también del Estatuto de los trabajadores. Y sabiendo cómo está el sector, con facturaciones de receta en cifras de hace 13 años pero número creciente de envases dispensados, sabemos que cualquier posibilidad de acuerdo será mediante un especial esfuerzo de los agentes sociales.
FEFE ha continuado su pensamiento crítico y constructivo expresado mes a mes en su Observatorio del Medicamento. Este año queremos destacar el compromiso con los farmacéuticos que realizan guardias nocturnas obligatorias sin remuneración alguna. Afecta a muchísimas farmacias y muy especialmente a las de ámbito rural y suburbano. Tiene implicaciones sobre la salud de los que las realizan, sobre el grado de conciliación que no logran alcanzar, y el coste personal que asumen. Lo que para un empleado tiene unas condiciones particulares de descanso, pluses salariales, de revisiones médicas, de menor jornada anual, etc, para los titulares de farmacias aisladas se trata a veces de situaciones más propias de esclavos en campos de algodón.
Por ello seguiremos exigiendo que se retribuyan las guardias obligatorias nocturnas, o que liberen a los farmacéuticos de esta situación. Además, somos conscientes de que nunca se logrará una retribución por los servicios profesionales farmacéuticos si no se cobra el primero y más sacrificado, que es la prestación nocturna. FEFE ya no está sola en esta empresa, pues Colegios Farmacéuticos como el de Madrid ya se han sumado a la reivindicación, así como la farmacia rural a través de las redes sociales.
Por último, la reconversión del tradicional congreso bianual de FEFE a la jornada del FEFE ONE DAY este año ha sido una experiencia de éxito. La propuesta con el nuevo formato, ponencias express de 20 minutos para presentar iniciativas en digitalización y gestión de las oficinas de farmacia, tuvo un respaldo tal que diez días antes el aforo se agotó. Deseamos un éxito semejante para la siguiente edición de 2020. n