2020: un año marcado por la COVID-19

19

Por Elvira Velasco Morillodiputada Nacional y portavoz de Sanidad PP

2020 ha sido un año condicionado por la pandemia de COVID-19. Más de 3 millones de contagios (120.000 de ellos profesionales sanitarios), más de 60.000 fallecidos (según los datos del Ministerio de Sanidad, pero más de 90.000 si atendemos al exceso de mortalidad del Instituto nacional de Estadística o a los registros del Instituto de Salud Carlos III), estados de alarma, confinamientos, vacunas desarrolladas en apenas unos meses…

El SARS-CoV-2 está siendo un punto de inflexión por las carencias y las necesidades que ha evidenciado, así como por las reformas en el modelo asistencial que ha puesto sobre la mesa y que deben aplicarse sin demora. Me refiero a cambios en la estructura y el funcionamiento del sistema (especialmente en atención primaria), en financiación, en cogobernanza, en coordinación con Europa, en ordenación profesional…

La COVID-19 representa un antes y un después en la sanidad española -no cabe ninguna duda-, pero 2020 ha dado para más en el SNS.

Aunque pueda parecer que más tiempo, Salvador Illa fue nombrado ministro a comienzos de 2020; se ha creado una secretaría general de Salud Digital -ojalá sirva de verdad para avanzar en inteligencia artificial, ‘big data’, ‘blockchain’…-; los servicios sociales fueron extirpados de Sanidad para crear un ministerio específico; se han aprobado los primeros presupuestos generales del Estado desde 2018 -con un aumento para Sanidad por los fondos europeos pero con recortes en la financiación autonómica-; se han dado -desgraciadamente- pasos definitivos para regular la eutanasia…

Y es en este contexto en el que afrontamos 2021, un año en el que esperemos que pueda controlarse la pandemia; un año en el que, junto con las transformaciones antes mencionadas, debe darse pleno cumplimiento a los acuerdos consensuados en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados: Agencia Estatal de Salud Pública y Calidad Asistencial, reserva estratégica de equipamiento, plan de acción frente a futuras pandemias, refuerzo de la estrategia de cronicidad, impulso de la medicina personalizada…

Un año 2021 que a diferencia del año 2020 los españoles contamos la esperanza en la vacuna. La ciencia ha abierto la esperanza a millones de personas en el mundo y en España, necesitamos salir de la profunda crisis económica y social en la que estamos inmersos y fortalecer el Sistema Nacional de Salud que está dando la batalla en esta pandemia y en el día a día de la actividad asistencial con el principal activo que son sus profesionales sanitarios buscando siempre el mayor bienestar de todos los españoles.