Premios BiC

Johnson & Johnson ha anunciado que iniciará los ensayos clínicos con su vacuna en septiembre, como tarde. La compañía, además, adelanta que los primeros lotes podrían estar disponibles para autorización de uso de emergencia a principios del 2021. De ser así, sería mucho antes de lo previsto en comparación con el desarrollo habitual de vacunas.

En este sentido, la compañía llegará a un acuerdo con el Gobierno de EE.UU. por 1.000 millones de dólares para desarrollar suficiente capacidad de producción. El objetivo es elaborar hasta 1.000 millones de dosis para combatir el Covid-19. Para alcanzar estos objetivos, Johnson & Johnson se ha aliado con BARDA, que forma parte de la Oficina del Subsecretario de Preparación y Respuesta del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

Así,Johnson & Johnson utilizará su plataforma de vacunas validada y está asignando recursos, incluido personal e infraestructura a nivel mundial, según sea necesario. Asimismo, BARDA y la compañía han proporcionado fondos adicionales que permitirán la expansión del trabajo en curso para identificar posibles tratamientos antivirales contra el nuevo coronavirus.

Expansión en la fabricación

Johnson & Johnson también está expandiendo su capacidad de fabricación global, mediante el establecimiento de nuevas capacidades de fabricación de vacunas en EE. UU., así como la ampliación de la capacidad en otros países. La capacidad adicional ayudará a la producción rápida de una vacuna y permitirá el suministro de más de mil millones de dosis de una vacuna segura y efectiva a nivel mundial. 

Alex Gorsky, presidente y director ejecutivo de Johnson & Johnson, señaló que “el mundo se enfrenta a una crisis urgente de salud pública y estamos comprometidos a hacer nuestra parte para hacer que una vacuna Covid-19 esté disponible y sea asequible a nivel mundial lo más rápido posible“. A juicio de Gorsky, Johnson & Johnson está bien posicionada gracias a la experiencia científica, escala operativa y fortaleza financiera, “con el objetivo de reunir nuestros recursos en colaboración con otros para acelerar la lucha contra esta pandemia”.

Paul Stoffels, vicepresidente del Comité Ejecutivo y Director Científico, Johnson & Johnson, ha puesto en valor “la confianza y el apoyo del gobierno de los Estados Unidos para nuestros esfuerzos de I+D. El equipo global de expertos de Johnson & Johnson ha intensificado nuestros procesos de investigación y desarrollo a niveles sin precedentes, y nuestros equipos están trabajando incansablemente junto a BARDA, socios científicos y autoridades sanitarias mundiales. Estamos muy contentos de haber identificado un candidato a vacuna, a partir de las construcciones en las que hemos estado trabajando desde enero”. Stoffels indicó que están avanzando en un cronograma acelerado hacia los ensayos clínicos en humanos de fase 1 “a más tardar en septiembre de 2020”. De este modo, esperan que la vacuna esté lista para uso de emergencia a principios del próximo año.

Una carrera hacia la vacuna candidata

La compañía comenzó sus esfuerzos en enero de 2020, tan pronto como la nueva secuencia de coronavirus estuvo disponible para investigar posibles candidatos a vacunas. Los equipos de investigación de Janssen, en colaboración con Beth Israel Deaconess Medical Center, parte de la Escuela de Medicina de Harvard, construyeron y probaron múltiples candidatas a vacunas utilizando la tecnología Janssen AdVac.

A través de colaboraciones con científicos de múltiples instituciones académicas, las construcciones de vacunas se probaron para identificar a las personas más prometedoras en la producción de una respuesta inmune en las pruebas preclínicas.

Como destaca la compañía, durante más de 20 años, Johnson & Johnson ha invertido miles de millones de dólares en antivirales y capacidades de vacuna. El programa de vacunas frente al Covid-19 está aprovechando las tecnologías AdVac y PER.C6 de Janssen que brindan la capacidad de desarrollar rápidamente estas nuevas candidatas, así como una producción de primer nivel. Se utilizó la misma tecnología para desarrollar y fabricar la vacuna contra el Ébola y desarrollar nuevos modelos de vacuna contra el Zika, el VRS y el VIH que se encuentran en las etapas de desarrollo clínico de fase 2 o Fase 3.

Investigación antiviral ampliada

En paralelo, la compañía junto con BARDA también está trabajando, en materia de financiación, para acelerar el trabajo de Janssen para identificar posibles tratamientos contra el SARS-CoV-2.Estos esfuerzos de detección antivirales se están llevando a cabo en asociación con el Instituto Rega de Investigación Médica (KU Leuven / University of Leuven), en Bélgica.

Como se anunció en febrero de 2020, la compañía y BARDA han estado trabajando estrechamente con socios globales para evaluar la biblioteca de moléculas antivirales de Janssen para acelerar el descubrimiento de posibles tratamientos con COVID-19.