El Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS) de la Sociedad Española de Medicina Interna va a estudiar la eficacia de anakinra (Kineret, Sobi) en el síndrome de tormenta de citocinicas secundaria al Covid-19. El objetivo principal del estudio es valorar si los pacientes con neumonía grave necesitan ventilación mecánica a los 15 días de tratamiento y, por otro lado, estudiar la mortalidad a los 28 días.

Se trata de un antagonista del receptor de la  interleuquina 1  (IL-1) que está indicado en procesos inflamatorios muy agudos de origen desconocido –como ocurre en las enfermedades que trata como la enfermedad de Still o síndromes de CAPS. La principal motivación para estudiar su efecto en el nuevo coronavirus es la respuesta inmunitaria excesiva (tormenta de citocinicas) que están sufriendo algunos de los pacientes.

“Pensamos que la IL-1 es la responsable de la tormenta citocinica que desencadena el SARS-CoV-2”

La coordinadora del estudio, Patricia Fanlo, coordinadora del Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS) de la SEMI, explica que una de las hipótesis que gira en torno a la enfermedad es que “la IL-1 es una de las citocinas claves en el Covid-19“. Por tanto, “pensamos que la IL-1 es la responsable de la tormenta de citocinicas que desencadena el SARS-CoV-2 y es la molécula inflamatoria que hay que bloquear”.

Por ello, han solicitado al Instituto Carlos III llevar a cabo un estudio para evaluar la eficacia del tratamiento frente a la IL-1 en 10 hospitales españoles: CHUS, el Hospital Universitario Son Espases, el Complejo Hospitalario de Navarra, el Hospital La Fe de Valencia, el Hospital Vall d’Hebron, el Clínic de Barcelona, el Hospital La Paz, el Hospital Lorenzo Blesa, El Hospital Ramón y Cajal, el Hospital Alvaro Cunqueiro.

Estudios anteriores han evaluado la eficacia de anakinra en enfermedades que desarrollan el síndrome de activación macrofágica”

Primer estudio en España

En Italia ya han puesto en marcha estudios con anakinra en el mismo perfil de pacientes y en España esperan comenzar la semana que viene. Estudios anteriores han evaluado la eficacia de anakinra en el tratamiento de la sepsis  y en pacientes con enfermedad autoinmune sistémica que desarrollan como complicación un síndrome de activación macrofágica .

“Este síndrome es similar a lo que sucede en el Covid-19 en la fase inflamatoria y en los estados de gravedad”, añade Fanlo.