La compañía japonesa Takeda ha iniciado el desarrollo de una globina hiperinmune (H-IG) policlonal anti-SARS-CoV-2 para tratar a personas con alto riesgo con Covid-19. Se trata de tratamientos derivados del plasma que también se han utilizado para tratar infecciones respiratorias virales agudas graves. La corporación también ha anunciado que está analizando si productos comercializados y en desarrollo de su cartera podrían ser tratamientos eficaces para los pacientes infectados.

Desde Takeda destacan que cuentan con una amplia experiencia desarrollando tratamientos derivados del plasma. Por ello, decidieron investigar y desarrollar y fabricar una posible H-IG policlonal anti-SARS-CoV-2 a la que ha dado el nombre de TAK-888.

Contribución al coronavirus

Sobre este nuevo tratamiento se ha pronunciado Rajeev Venkayya, presidente de vacunas de Takeda y codirector del equipo de respuesta al Covid-19. “Como compañía dedicada a mejorar la salud y el bienestar de los habitantes de todo el mundo, vamos a hacer todo lo posible para abordar la amenaza del coronavirus”, ha afirmado.

Además, Venkayya ha expuesto que han identificado “varios productos y técnicas de la empresa para este fin y esperamos poder ampliar las opciones terapéuticas para los pacientes con COVID-19 y los profesionales sanitarios que les tratan”.

Actualmente, Takeda está en conversaciones con autoridades sanitarias y reguladoras de Estados Unidos, Asia y Europa para avanzar en el desarrollo de TAK-888. Para ello, la compañía requiere acceso al plasma de personas que se hayan recuperado del Covid-19 o que hayan sido vacunadas una vez se cuente con una. Takeda busca a estos pacientes porque estos tienen anticuerpos contra el coronavirus, lo que podría mitigar la enfermedad o prevenirla.

La globina hiperinmune actúa concentrando los anticuerpos contra el virus patógeno presentes en el plasma obtenido de pacientes de pacientes recuperados o vacunados. Mediante este proceso, se ayuda al sistema inmunológico del receptor a responder a la infección y aumentar sus posibilidades de recuperación.

Esta experiencia en tratamientos con plasma es clave para Chris Morabito, director de
investigación y desarrollo de tratamientos derivados del plasma de Takeda. “Los tratamientos derivados del plasma son medicamentos esenciales que utilizan diariamente miles de personas de todo el mundo que padecen enfermedades raras y complejas”, asegura.

Además del desarrollo de TAK-888, la compañía tiene entre sus prioridades la revisión de todos sus activos para ver si podrían ser útiles contra el Covid-19. De momento, estas investigaciones se encuentran todavía en fases iniciales.

Noticias relacionadas:

Gilead inicia dos ensayos en Fase III con remdesivir para tratar el Covid-19

El fosfato de cloroquina sería más eficaz que otros fármacos contra la neumonía asociada al Covid-19