Marta Riesgo Madrid | viernes, 03 de marzo de 2017 h |

Un año más vuelve Profarma, y lo hace casi sin cambios respecto al publicado hace 12 meses. Y es que, desde 2013 son nueve las compañías que mantienen el liderazgo, calificadas como “excelentes”, en este ránking. Almirall, GSK, Grifols, Ferrer, Lilly, Esteve, Rovi, Novartis y PharmaMar forman ese exclusivo club, que una año más han mantenido su puesto en lo más alto de la valoración del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Tampoco se muestran cambios en el segundo escalafón de la lista. En el grupo de compañías denominadas “muy buenas”, también se mantienen las mismas que en 2015. Boehringer Ingelheim, Merck, Invent Farma, GP-Pharm, Reig Jofre, Salvat, Servier y Chemo. En la tercera división de esta clasificación, el denominado Grupo A, con una calificación de “buena” se encuentran ALK Abelló, Bial, Bioibérica, Faes Farma, Italfarco, Janssen- Cilag, Leti, Pfizer, Rochey Tigenix. Aquí si que se aprecia un cambio pues Sanofi deja de formar parte de esta categoría para adentarase en el grupo de “aceptables”. Aquí se encuentran también Bayer, Viñas, Celgene, IFC, Teva y Menarini, que repiten posición.

A partir de este punto el resto de compañías que acudieron a la convocatoria carecen de la denominación Grupo A y se reparten posiciones en cuatro categorías: Grupo B – Aceptable — Kern, Cinfa y Normon —, Grupo C – Aceptable — MSD —, Grupo B y Grupo C. En el B se encuentran Casen Recordati, Justesa Imagen, Farmasierra, Praxis, Vir y Tedec Meiji Farma.

Por último, en el grupo C se posicionan Amgen, Ipsen Pharma, Astellas, Gebro Pharma, AstraZeneca, Leo Pharma, Biogen, Mundipharma, BMS, NovoNordisk, Gilead y Takeda. Este año abandonan la lista de compañías que ocupan este ránking Lacer y Abbvie, que en 2015 se englobaban en la categoría C.

La principal consecuencia que tiene la aparición de esta clasificación reside en la reducción en las aportaciones que éstas deben hacer al Sistema Nacional de Salud (SNS). Del mismo modo que esta relación de compañías y su denominación sirven como ‘información relevante’ al Ministerio para la solicitud y concesión de ayudas públicas.

El Plan Profarma tiene como objetivo el fomento la competitividad en la industria farmacéutica en áreas como la inversión en nuevas plantas de producción, nuevas tecnologías o I+D+i. Anualmente Industria clasifica y califica en grupos y categorías que valoran la excelencia en campos como el financiero, laboral, exportación, I+D o producción. En este sentido, como novedad, la convocatoria 2016 incorporó la valoración de la inversión directa, o a través de vehículos de inversión especializados de tutela pública, en el ámbito de la salud.

Se entiende por inversión directa la toma de participación en el accionariado de empresas biotecnológicas españolas. Asimismo, se entiende por vehículos de inversión especializados en salud, de tutela pública, aquellas iniciativas de capital riesgo (o iniciativas y estructuras de inversión comparables) que hayan sido promovidas por entidades públicas con competencias en la materia.

La media de las valoraciones sirve para agrupar a las compañías y arroja parámetros como que las ‘Excelentes’ tiene una media de personal de I+D del 14,79 por ciento o que las ventas de las nueve en España superen los 6.725 millones de euros.