Premios BiC 2020

La vacuna frente a la COVID-19 que desarrolla Pfizer y BioNTech es más del 90% efectiva, según los datos provisionales del ensayo en fase III. Así lo ha asegurado el director ejecutivo de la compañía norteamericana, Albert Boula, en una carta abierta. “Se descubrió que la vacuna candidata es más del 90% efectiva para prevenir COVID-19 en participantes sin evidencia de infección previa por SARS-CoV-2 en el primer análisis de eficacia provisional”, apuntaba en la misiva.

Los resultados, tal y como asegura Boula, demuestran “que nuestra vacuna basada en ARNm puede ayudar a prevenir COVID-19 en la mayoría de las personas que la reciben; esto significa que estamos un paso más cerca de brindarles a las personas de todo el mundo un avance muy necesario para ayudar a poner fin a esta pandemia mundial”.

Precisamente Pfizer ha anunciado recientemente el proceso de evaluación continua de la Agencia Europea de Medicamentos para su candidata BNT162b2, que basa en el denominado ARN mensajero (ARNm). Se trata de una molécula larga, compuesta de nucleótidos unidos en un orden único para transmitir las instrucciones genéticas para producir una o más proteínas o antígenos específicos para el virus. En el caso del SARS-CoV-2, es la proteína S o una porción de la misma denominada dominio de unión al receptor. Así, una vez que el ARNm de la vacuna se encuentre en las células del cuerpo, estas seguirán las instrucciones para producir las proteínas o antígenos que serán expuestos en la superficie celular y serán reconocidos por el sistema inmune del individuo vacunado, lo que generará una respuesta al antígeno vacunal.

Acuerdo con la Unión Europea: 200 millones de dosis

El pasado mes de septiembre Pfizer y BioNTech acordaban con la Comisión Europea el suministro de un total de 200 millones de dosis para los Estados Miembros de la Unión Europea. Los envíos de la vacuna, siempre y cuando se certificase su éxito y se obtuviese la aprobación regulatoria, comenzarían a partir de finales de 2020.

Esta propuesta de acuerdo de suministro con la CE, supone el mayor pedido inicial de dosis de vacunas hasta la fecha realizado a ambas compañías. Las dosis de la vacuna destinadas a la UE se producirían en las fábricas de BioNTech en Alemania y en la de Pfizer en Bélgica. En caso de recibir la aprobación regulatoria, la CE lideraría el proceso de asignación de la dosis de la vacuna entre los 27 Estados miembro.