La vacuna experimental contra el cáncer de ARNm en combinación con inmunoterapia redujo el riesgo de muerte o recurrencia del cáncer de piel más mortal en un 44 por ciento en comparación con la inmunoterapia Keytruda. Esta dosis está desarrollada por Moderna y Merck, y sus hallazgos sostienen que añadir una vacuna contra el cáncer personalizada basada tecnología de ARNm a Keytruda, que mejora la respuesta inmunitaria, podría alargar el tiempo que los pacientes tienen sin recurrencia o muerte, según aseguró Jeffrey Weber de MYU Langone Perlmutter Cancer Center quien estuvo presente en el estudio.

La vacuna ARNm redujo el riesgo de muerte o recurrencia del melanoma en un 44% en comparación con Keytruda

Por su parte, su compañero Ryan Sullivan experto en melanoma de Mass General Cancer, quien también trabajó en el estudio ha asegurado que «desde el punto de vista terapéutico general del cáncer, este es un gran avance potencial». Los resultados aportan detalles a los resultados parciales publicados por las compañías en diciembre, y que fueron presentados en la reunión de la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer en Orlando. De hecho, el tratamiento combinado ha ganado la designación del esquema PRIME de la terapia innovadora de Estados Unidos y la EMA.

Colaboración Merck/Moderna

La colaboración entre ambas compañías basa su trabajo en la combinación de potentes fármacos que desencadenan el sistema inmunitario para atacar a los cánceres con tecnología de vacunas de ARNm. Es más, BioNTech y Gritstone Bio también están trabajando en vacunas contra el cáncer basadas en tecnología de ARNm.

El tratamiento combinado ha ganado la designación del esquema PRIME de la terapia innovadora de Estados Unidos y la EMA.

La vacuna está hecha a la medida en base a un análisis de los tumores de un paciente después de la extirpación quirúrgica. No obstante, las vacunas están diseñadas para entrenar al sistema inmunitario para que reconozca y ataque mutaciones específicas en las células cancerosas. Keytruda de Merck, que esta aprobado para tratar el melanoma además de muchos tipos de cáncer, se enmarca dentro de las inmunoterapias denominadas como inhibidores de punto de control diseñados para desactivar la proteina PD-1, o muerte programada 1, que ayuda al cáncer a evadir el sistema inmunitario

Ensayo clínico

El ensayo de etapa intermedio incluía a hombre y mujeres con alto riesgo de que su melanoma regresase. Entre los 107 sujetos del estudio que recibieron la vacuna, mRNA-4157/V940 y Keytruda, solo 24 de ellos experimentaron una recaída del cáncer en los dos primeros años de seguimiento, en comparación con 20 de 50 que recibieron tan sólo Keytruda.

Sin embargo, hubo poca diferencia en las tasas de respuesta entre las personas cuyos tumores tenían muchas mutaciones, un marcador habitual de la respuesta a la inmunoterapia, y aquellas persona cuyos tumores no presentaban estas mutaciones. En cambio, los efectos secundarios graves fueron similares entre los dos brazos del estudio. La fatiga fue el efecto secundario más común informado por los pacientes concretamente relacionado con la vacuna.

Poca diferencia en las tasas de respuesta entre las personas cuyos tumores tenían muchas mutaciones y aquellas persona cuyos tumores no presentaban estas mutaciones

Por otro lado, Merck ha afirmado que las compañías están en conversaciones con la FDA sobre el diseño de una prueba de última etapa, que probablemente sea necesaria para la aprobación del régimen combinado. De hecho, podrían pasar tres o cuatro años antes de que se conozcan los resultados de los ensayos más grandes, según ha asegurado el jefe de desarrollo clínico global y director médico Merck, Eliav Barr. Además ha añadido que el diseño de la vacuna ARNm personalizada para cada paciente tiene un tiempo estimado de ocho semanas.

Vacunas similares

En el pasado, se desarrollaron vacunas experimentales similares contra el cáncer dirigidas a única mutación tumopral o neoantígeno. La tecnología de ARNm de Moderna permitió la inclusión de hasta 34 neoantígenos a lo que el director médico de Merck lo calificó como «sorprendente». No obstante, los científicos no pueden predecir que mutación única es importante para generar una respuesta antitumoral. Aunque Barr ha añadido que con la tecnología de ARNm en combinación con Keytruda, se pude crear un enfoque más certero que puede crear una respuesta inmunitaria más potentes.


También te puede interesar…