La situación actual en Europa, con la inflación y los fuertes aumentos en el precio de la energía, materias primas o el transporte, está provocando un aumento de los costes para la industria. Al mismo tiempo, según indica Medicines for Europe en un comunicado de prensa, las “rígidas políticas de precios” obligan a bajar el precio de los medicamentos esenciales a niveles “insostenibles”.

De hecho, la Presidencia Checa de la Unión Europea, debido a la pandemia de COVID-19 y la agresión rusa en Ucrania, considera que la fabricación de medicamentos es una de las áreas donde las vulnerabilidades ahora mismo. Y, aunque el acceso equitativo a los medicamentos es un desafío en toda Europa, el acceso a las terapias utilizadas para tratar las principales enfermedades crónicas sigue siendo particularmente limitado en Europa Central y Oriental.

Por ello, tanto Medicines for Europe como la Asociación Checa de Empresas Farmacéuticas (ČAFF) consideran que la nueva legislación farmacéutica debe apoyar el acceso equitativo a los medicamentos en estas regiones, así como la seguridad de los suministros. Ambas entidades se han unido para plantear las siguientes reformas nacionales y a nivel de la UE para respaldar sus peticiones:

  • Desarrollar políticas para fomentar el uso de medicamentos genéricos y biosimilares, lo que ampliará el acceso de los pacientes.
  • Abordar el impacto de la inflación en la seguridad de los suministros de medicamentos esenciales con pautas inteligentes de adquisición de medicamentos.
  • Permitir que la industria de medicamentos sin patente acceda a los fondos de la UE para inversiones en fabricación y optimizar el sistema regulatorio para mejorar el acceso a los medicamentos y beneficiarse de las ganancias de eficiencia de la digitalización.

Apoyo a la industria

La presidenta de Medicines for Europe, Elisabeth Stampa, ha apuntado que las políticas de la UE “puede hacer más para alentar la aceptación de medicamentos genéricos, biosimilares y de valor agregado, que han demostrado su enorme contribución para mejorar acceso en Europa Central y Oriental”. Asimismo, pide atajar la amenaza de la inflación para la fabricación y el suministro: “Nuestra industria necesita ajustes del mercado para cubrir el costo de la inflación o el suministro de medicamentos estará en riesgo”, ha afirmado.

Por su parte, el director ejecutivo de la ČAFF, Filip Vrubel, ha apuntado a la existencia de una “presión enorme” de los países europeos para “mantener el precio de los medicamentos lo más bajo posible”. “La reforma de la legislación farmacéutica europea debe comenzar a aliviar esta presión donde la erosión de los precios ha llevado al precio de los medicamentos al mínimo y el mercado ya no es competitivo. También se debe considerar el apoyo público para la expansión de la capacidad de producción en la UE, con medicamentos fabricados en la UE recompensados ​​en licitaciones y acuerdos de precios a largo plazo que prioricen la competitividad y la sostenibilidad en el mercado y la estabilidad del suministro”, ha instado.

“Crear resiliencia en una industria tan compleja significa que debemos garantizar un proceso de producción completo en cualquier circunstancia. Tenemos que apoyar la innovación de procesos tecnológicos para una industria competitiva que conduzca a una producción sostenible”, ha concluido la viceministra de Industria y Comercio de la República Checa, Marian Piecha.


También te puede interesar…