Durante los últimos años, uno de los objetivos de la compañía farmacéutica Bayer ha sido el de establecer alianzas con diferentes empresas que le ayuden a reforzar sus capacidades. Así, la corporación ha podido extender su actividad a otras áreas terapéuticas más allá de aquellas en las que trabajaba, o amplificar los avances en las especialidades en las que ya trabajaba.

Así, con perspectiva de futuro, Bayer quiere centrar su progreso en tres áreas: las terapias celulares y génicas, la salud digital y el crecimiento de su pipeline. Expertos de la compañía y de empresas asociadas han detallado en un evento hacia donde se dirigen estos avances.

Terapia celular

Una de las ventajas de las terapias celulares y génicas es que permiten cambiar el abordaje de diferentes patologías acudiendo a la raíz del problema. Esto es, tomando como diana terapéutica aquellos genes o tejidos que están dañados. Para avanzar en esta área, Bayer ha puesto en marcha una Plataforma en Terapia Celular y Génica, materializada en la adquisición de dos empresas especializadas.

La primera es con BlueRock. Una de sus prometedoras líneas de investigación se centra en el párkinson, enfermedad degenerativa e irreversible para la que no existe ninguna solución terapéutica. Desde esta compañía trabajan para poner en marcha un ensayo con una terapia para los pacientes de parkinson, que esperan que la FDA apruebe en el primer trimestre de este año. “La dura realidad de que estas enfermedades sean intratables es que se producen una pérdida de tejido sano; creemos que cambiando el enfoque y utilizando neuronas dopaminérgicas derivadas de células madre pluripotentes, podemos obtener un impacto en estos pacientes”, declaraba Emile Nuwaysir, CEO de BlueRock.

La otra alianza en este ámbito se ha realizado con AskBio. El fundador de esta compañía se preguntó antes de crearla si los virus, por su manera de funcionar, podrían servir para borrar enfermedades genéticas. Y en este fundamento se basa su actividad. Entre sus aplicaciones, destacan varias enfermedades que afectan mayoritariamente a niños como determinadas condiciones neuromusculares, afecciones del sistema central o enfermedades raras. Sheila Mikhail, CEO y cofundadora de la organización, explicaba que “el objetivo de estas terapias es que, si por ejemplo un niño tiene una enfermedad genética, podamos mandar a través de un virus información para corregir aquellos que no funciona bien; el avance es importante porque muchas de estas enfermedades afectan al paciente infantil y la medicina tradicional no ha sabido darles respuesta hasta el momento”.

Salud digital

Desde Bayer pretender extender el uso de la salud digital para empoderar a los pacientes. Conociendo más de cerca la situación individualizada de los pacientes que padecen enfermedades crónicas, se podrán ofrecer herramientas que proporcionen un enfoque personalizado en cada caso.

En el área farmacéutica, para Bayer, estos servicios son clave en su estrategia. Por este motivo colaboran con la compañía Informed Data System (IDS/One Drop) en el desarrollo de una plataforma que ayude a pacientes con diabetes. Actualmente, la aplicación desarrollada tiene más de 3 millones de descargas y debido a su éxito, la empresa trabaja ya en otras plataformas similares en áreas como las enfermedades cardiovasculares, salud de la mujer u oncología.

“Basándonos en nuestra experiencia en el sector farmacéutico, podemos cerrar la brecha entre la tecnología y la atención médica. En los próximos diez años, esperamos que las ofertas de salud digital contribuyan significativamente a nuestros ingresos”, afirmaba  Jeanne Kehren, vicepresidenta senior de innovación comercial y digital y miembro del comité ejecutivo de productos farmacéuticos de Bayer AG.

Ampliación del pipeline

La misión de Bayer es encontrar nuevas soluciones para los pacientes en sus principales áreas de actividad: enfermedades cardiovasculares, oncología y salud de la mujer. Así, la empresa ha presentado dos programas con los que quiere ampliar su potencial terapéutico.

Uno de estos ámbitos es la anticoagulación. Los ataques cardiacos e infartos todavía son un gran problema de salud, por lo que es necesario contar con más tratamientos. En este contexto, la compañía está inmersa en un programa para desarrollar nuevos anticoagulantes basados en inhibidores del Factor XI. Estos, servirían para aquellos pacientes a los que nos les funcionan los anticoagulantes existentes en la actualidad.

Por otra parte, la compañía trabaja en su programa multi-indicación P2X3. El uso de los antagonistas de P2X3 fue descubierto en primera instancia para tratar la endometriosis, en una investigación conjunta de Bayer y Evotec; más tarde se averiguó que podrían ser útiles en condiciones asociadas al dolor y otras afecciones crónicas relativas a la hipersensibilidad neurogénica, como la tos crónica, la vejiga hiperactiva o el dolor neuropático. Y es que, aunque estas patologías no comprometen la supervivencia de los pacientes, tienen un alto impacto en su día a día. Ahora, la compañía está testando estas terapias en diferentes patologías para testar su eficacia en las indicaciones que exploran.

En palabras de Stefan Oelrich, CEO de Bayer “estas investigaciones son solo dos ejemplos prometedores de los proyectos que estamos llevando a cabo y demuestran nuestro compromiso por contar con un pipeline sólido en diversas áreas”. “Estamos llevando a cabo una gran inversión en áreas rompedoras y nos queremos involucrar cada vez más en los acuerdos que tenemos en marcha, para seguir ofreciendo innovación a los pacientes y que así puedan contar cada vez con soluciones que se adecúen más a cada caso”.


También te puede interesar…