La oncología es una de las áreas terapéuticas en que más se centra la investigación biotecnológica. Tal y como recoge el pipeline de biotecnología sanitaria de la Asociación Española de Bioempresas (AseBio), es la especialidad en que se desarrolla un mayor número de medicamentos. Tal y como han expuesto diversas sociedades científicas, la prevalencia en cáncer aumenta, pero los datos sobre mortalidad bajan año a año. Aun así, para disminuir el número de nuevos diagnósticos, la prevención es un factor clave.

Esfuerzos centrados en oncología

Los socios de AseBio certifican que la oncología es el área terapéutica que más proyectos de biotecnología acumula. El 56 por ciento de las líneas de investigación de las compañías internacionales con filial en España se dirigen al cáncer. El dato baja al 32 por ciento en el caso de las compañías nacionales. Además, dentro de los productos y servicios de diagnóstico y de medicina personalizada, el 40 por ciento están dirigidos al área oncológica.

En definitiva, la innovación biotecnológica juega un papel protagonista en los progresos que se logran en esta enfermedad. Medicina personalizada, terapias avanzadas, y técnicas como CRISPR o CAR-T son y serán claves para el tratamiento del cáncer son un ejemplo.

Ion Arocena, director general de AseBio indica que “gracias a las innovaciones biotecnológicas se están desarrollando nuevas tecnologías y productos que han sido absolutamente revolucionarios y disruptores“. “Por ello, desde AseBio, trabajamos para que la sociedad en general y la Administración pública seamos capaces de poner en valor lo que aporta la innovación, desde la investigación más básica hasta la puesta en el mercado”, concluye.