La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado el uso generalizado de la vacuna contra la malaria RTS, S / AS01 (RTS, S), de la compañía GSK, entre los niños del África subsahariana y en otras regiones con transmisión de malaria moderada a alta por plasmodium falciparum, parásito responsable del paludismo. 

“La tan esperada vacuna contra la malaria para niños es un gran avance para la ciencia, la salud infantil y el control de la malaria”, ha señalado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “El uso de esta vacuna, además de las herramientas existentes para prevenir la malaria, podría salvar decenas de miles de vidas jóvenes cada año”, ha añadido.

La Agencia Europa del Medicamento (EMA) se ha pronunciado sobre la decisión de la OMS y ha agradecido su recomendación para “desplegar ampliamente la vacuna contra la malaria para los niños del África subsahariana”. Además, la EMA también se compromete a contribuir a la globalización de la salud pública mejorando el acceso a medicamentos seguros y eficaces para los pacientes que viven fuera de la Unión Europea.

Recomendación histórica

Esta recomendación histórica, ya que es la primera vez que se aprueba el uso de una vacuna contra la malaria, viene tras los resultados positivos de un programa piloto en curso en Ghana, Kenia y Malawi que ha llegado a más de 800.000 niños desde 2019.

La OMS se ha basado en el asesoramiento de dos órganos consultivos mundiales, uno para la inmunización y el otro para la malaria, para recomendar la vacuna antipalúdica RTS, S / AS01 para la prevención del paludismo en niños que viven en zonas de riesgo.

Esta vacuna contra la malaria debe administrar en un calendario de 4 dosis en niños a partir de los 5 meses para reducir la enfermedad y la carga de la malaria.

Enfermedad mortal

La malaria sigue siendo una de las principales causas de enfermedad y muerte infantil en el África subsahariana. Más de 260.000 niños africanos menores de cinco años mueren anualmente de paludismo.

En los últimos años, la OMS y sus socios han informado de un estancamiento en el progreso contra la enfermedad mortal. “Durante siglos, la malaria ha acechado el África subsahariana, causando un inmenso sufrimiento personal”, ha afirmado Matshidiso Moeti, director regional de la OMS en África.

“Durante mucho tiempo hemos esperado una vacuna eficaz contra la malaria y ahora, por primera vez, tenemos una vacuna recomendada para un uso generalizado. La recomendación de hoy ofrece un rayo de esperanza para el continente que soporta la mayor carga de la enfermedad y esperamos que muchos más niños africanos estén protegidos de la malaria y se conviertan en adultos sanos”, ha apuntado Moeti.

Hallazgos del programa piloto

Los hallazgos clave de los pilotos aportaron datos y conocimientos a partir de dos años de vacunación en clínicas de salud infantil en los tres países piloto, implementados bajo el liderazgo de los Ministerios de Salud de Ghana, Kenia y Malawi. Los hallazgos más importantes son:

  • Factible de entregar: la introducción de vacunas es viable, mejora la salud y salva vidas, con una cobertura buena y equitativa de RTS, S a través de sistemas de inmunización de rutina. Esto ocurrió incluso en el contexto de la pandemia de COVID-19.
  • Llegar a los no alcanzados: RTS, S aumenta la equidad en el acceso a la prevención de la malaria. Los datos del programa piloto mostraron que más de dos tercios de los niños en los 3 países que no duermen debajo de un mosquitero se benefician de la vacuna RTS, S. Asimismo, colocar las herramientas en capas da como resultado que más del 90% de los niños se beneficien de, al menos, una intervención preventiva (mosquiteros tratados con insecticida o la vacuna contra la malaria).
  • Perfil de seguridad sólido: hasta la fecha, se han administrado más de 2,3 millones de dosis de la vacuna en 3 países africanos; la vacuna tiene un perfil de seguridad favorable. 
  • Sin impacto negativo en la absorción de mosquiteros, otras vacunas infantiles o comportamiento de búsqueda de salud para enfermedades febriles. En las áreas donde se introdujo la vacuna, no ha habido una disminución en el uso de mosquiteros tratados con insecticida, la adopción de otras vacunas infantiles o el comportamiento de búsqueda de salud para enfermedades febriles.
  • Alto impacto en entornos de vacunación infantil de la vida real: reducción significativa (30%) de la malaria mortal grave, incluso cuando se introduce en áreas donde los mosquiteros tratados con insecticida se utilizan ampliamente y hay buen acceso al diagnóstico y tratamiento.
  • Muy rentable: el modelo estima que la vacuna es rentable en áreas de transmisión de malaria de moderada a alta.

Financiación

La financiación del programa piloto se ha movilizado a través de una colaboración sin precedentes entre tres organismos clave de financiación de la salud mundial: GAVI, la Alianza para las Vacunas; el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria; y Unitaid.

Ahora, los próximos pasos a seguir con la vacuna contra la malaria recomendada por la OMS incluirán decisiones de financiación de la comunidad sanitaria mundial para una implementación más amplia y la toma de decisiones de los países sobre la adopción de la vacuna como parte de las estrategias nacionales de control de la malaria.


También te puede interesar…