“Hoy no cabe concebir un sistema sanitario moderno y de calidad sin una robusta actividad investigadora”. Con estas palabras, el presidente de Farmaindustria, Juan López-Belmonte, destacó, durante su intervención en la Jornada de Innovación Claves del nuevo sistema sanitario, organizada por la Fundación IDIS en colaboración con Farmaindustria y Fenin, la importancia actual de la innovación biomédica para mejorar la atención sanitaria. “Hasta el 73% del incremento de la esperanza de vida en los países desarrollados se liga directamente a los nuevos medicamentos, pero la investigación clínica -recordó- no sólo es necesaria para el desarrollo de nuevos medicamentos, sino que contribuye a que los profesionales de los centros sanitarios participen de la vanguardia científica y puedan aplicarla también a su labor asistencial, lo que permite incrementar la calidad de la prestación sanitaria”.

Además, esta investigación ofrece nuevas oportunidades para los pacientes, “que pueden beneficiarse de participar en ensayos, lo que en casos de enfermos graves que no han respondido al arsenal terapéutico vigente puede significar la última opción de control o curación de su enfermedad”, añadió.

Varios expertos coincidieron en la jornada con el presidente de Farmaindustria en que la investigación biomédica es un motor potente de desarrollo social y en la necesidad y oportunidad de impulsarla en mayor medida en España, para lo que demandaron estrechar la colaboración público-privada.

Por otro lado, la realización de ensayos clínicos, recordó López-Belmonte, atrae financiación de las compañías farmacéuticas promotoras a los hospitales participantes, tanto públicos como privados. “La buena noticia es que en España partimos con una ventaja en este terreno, y es que somos una referencia internacional en ensayos clínicos de medicamentos”. Así, explicó, la colaboración de años entre Administración sanitaria, hospitales, profesionales, pacientes y compañías farmacéuticas ha hecho que hoy nuestros hospitales participen en tres de cada diez ensayos que se realizan en Europa.

Garantizar el acceso a la innovación

Por tanto, abogó por desarrollar en España un ecosistema de investigación, incluyendo la básica y la preclínica, que impulse el cuidado de la salud en nuestro país. “Tenemos una gran oportunidad de convertirnos en un gran polo de atracción de inversión internacional en investigación biomédica. Necesitamos una estrategia de país que nos permita aprovechar esta oportunidad, precisamente en un momento histórico de la investigación en medicamentos de la mano de la medicina de precisión”.

En paralelo a este impulso de la investigación, el presidente de Farmaindustria destacó la necesidad de garantizar el acceso de los pacientes españoles a la innovación. “En este ámbito, España ha perdido terreno en los últimos años”, advirtió. “Tenemos una desventaja clara con países de referencia como Francia, Italia y Alemania en los tiempos de acceso y la disponibilidad”. Esto tiene consecuencias graves, señaló, puesto que reduce las oportunidades para los pacientes, además de que, claramente, “debilita el mensaje hacia el exterior para llamar a la inversión y amenaza la calidad y la eficiencia del sistema sanitario”.

Por eso, la industria farmacéutica está comprometida con trabajar junto a la Administración para asegurar el mejor acceso posible a los medicamentos, en términos similares al que se produce en los grandes países europeos. “Es la mejor forma de mejorar nuestro sistema sanitario y la salud de los españoles y también de generar valor económico para nuestro país. Invertir en innovación en salud es hacerlo en bienestar, en prosperidad y en futuro para nuestra sociedad. Aprovechemos la oportunidad que tenemos por delante como país”, instó.

Necesaria colaboración entre industria y centros de investigación

Jesús García-Foncillas, director del Instituto Oncohealth de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid; el investigador Ángel Carracedo, coordinador del Grupo de Medicina Genómica de la Universidad de Santiago de Compostela, y Begonya Nafría, Patient Engagement del Instituto de Investigación Sant Joan de Dèu de Barcelona, subrayaron la potencialidad de España en investigación biomédica, dada su condición de referencia internacional en investigación clínica de medicamentos y su sólida producción de investigación científica básica. En la mesa de debate La investigación biomédica, palanca para la salud y la competitividad en España compartieron propuestas para avanzar, y entre ellas la necesidad de mejorar la traslación entre la básica y la clínica, es decir, entre el entorno académico y la práctica clínica, lo que pasa por reforzar la colaboración entre la iniciativa pública y privada.

Profesionales destacan la necesidad de mejorar la traslación entre la básica y la clínica

El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, que moderó la mesa, resaltó cómo la pandemia de coronavirus ha puesto de manifiesto la importancia que tiene la investigación biomédica en la vida de las personas. “Junto a la digitalización y la transición ecológica, la investigación biomédica va a marcar el futuro de las sociedades modernas”, afirmó. “Hoy no se entiende la prosperidad y el progreso sin una investigación médica avanzada”, señaló. E insistió en la oportunidad para nuestro país en este ámbito: “España ha perdido muchos trenes de avances tecnológicos en la historia, pero hoy puede ser uno de los protagonistas en este campo, el de la investigación biomédica”.