Premios Fundamed

Las compañías adheridas a Farmaindustria han publicado hoy las colaboraciones en investigación y formación médica llevadas a cabo durante el pasado año. Es el quinto año consecutivo que se comunican estos datos, que constituyen uno de los pilares esenciales de la I+D y la calidad de la prestación sanitaria en nuestro país.

Según los datos recogidos por Farmaindustria, la industria que opera en España aportó en el pasado año 483 millones de euros a actividades colaborativas, de investigación y a formación científica en nuestro país. De estos, 115 millones fueron destinados a ayudas a profesionales sanitarios para que pudieran acudir a reuniones y congresos científicos-profesionales. Por otra parte, las organizaciones sanitarias responsables de este tipo de encuentros contaron con un apoyo de 109 millones de euros. También cabe destacar que las compañías farmacéuticas invirtieron 259 millones de euros en contratos con organizaciones y profesionales sanitarios para desarrollar proyectos de investigación en el ámbito biomédico.

Transferencias de valor

A estos conceptos se suman otros dos relativos a la colaboración entre compañías farmacéuticas y organizaciones y profesionales sanitarios. Primeramente, la prestación de servicios profesionales, tanto individuales como en grupo, que el año pasado alcanzaron un valor de 84 millones de euros. Por otra parte las donaciones, que solo pueden ir destinadas a organizaciones sanitarias, ascendieron a 34 millones de euros.

Con todo esto, las transferencias de valor entre industria farmacéutica y agentes del sector alcanzaron el año pasado los 601 millones de euros. Esta cifra es muy similar a la de 2018, cuando la cuantía fue de 597 millones de euros.

Fomento de la transparencia

El hecho de que se publiquen estos datos, forma parte de la iniciativa de transparencia de la industria farmacéutica en Europa. Esta se incorporó en 2014 al Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica en España; se materializó en 2016 con la primer publicación de los datos de actividad de 2015. Desde entonces, a final de junio, las compañías adheridas al Código publican en sus webs los datos correspondientes al año anterior.

Esta publicación supone un paso más dentro del compromiso de la industria con la transparencia, a través de un modelo de autorregulación basado en el Código de Buenas Prácticas y la Unidad de Supervisión Deontológica. Por ello, desde hace veinte años, se publican las sanciones y mediaciones en aplicación del Código. Por otra parte, desde hace diez años, se publican también las colaboraciones con organizaciones de pacientes.

En este contexto, la comunicación a la sociedad de las colaboraciones con organizaciones y profesionales sanitarios fue un paso coherente con esa evolución. Además, se busca prevenir los potenciales conflictos de intereses, dando a conocer el valor de la colaboración entre todos los agentes. La iniciativa de la industria en España ha sido reconocida por diversas organizaciones públicas.

Investigación y formación

Al desgranar las transferencias económicas anuales, casi la mitad (259 millones) corresponden a la investigación. Estas hacen referencia a un modelo de autorregulación basado en el Código de Buenas Prácticas y la Unidad de Supervisión Deontológica que se ocupa de su cumplimiento por parte de las compañías. El resto, se refieren a conceptos como contratos de investigación preclínica o suministro gratuito de medicación para ensayos y su monitorización.

Asimismo, cabe destacar que, los 115 millones de euros que las compañías destinaron a formación el año pasado contribuyen a que los sanitarios españoles mantengan un alto nivel de conocimiento.


Noticias relacionadas: