El Global Madrid | jueves, 16 de noviembre de 2017 h |

La Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia, en sus siglas en inglés) reaviva su lucha y compromiso para combatir la resistencia microbiana a nivel mundial en la Semana Mundial de Conciencia Antibiótica que culmina el sábado 18 de noviembre, en el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos.

Sus compañías asociadas recuerdan que el abuso de este tipo de medicamento sigue siendo una amenaza para la salud pública y calculan su coste potencial en las diez millones de muertes prematuras de aquí a 2050. El Programa Conjunto Europeo (EJP) One Health, El Plan de Acción Mundial de la OMS, diversas resoluciones de la ONU y reuniones del G7 y el G20 siguen recordando que el AMR es un problema global crítico que requiere una acción proactiva y coordinada. La Efpia aboga por que la UE lidere la propuesta de “soluciones concretas e innovadoras que beneficien a los pacientes de todo el mundo, además de alentar el uso de opciones preventivas, incluidas las vacunas”, subrayan en un comunicado.

Los sectores biofarmacéuticos y de vacunas están decididos a desempeñar un papel clave en la lucha contra el AMR. En línea con el espíritu de la Declaración de Davos de enero de 2016, la Efpia reitera su apoyo a un enfoque integral y multisectorial: “Solo a través de una acción concertada en todos los sectores y partes interesadas podemos encontrar finalmente soluciones efectivas para este problema que amenaza la vida”. destacan.

El presidente de Efpia, el Dr. Stefan Oschmann, reconocía que que abordar todas las facetas del AMR requerirá una colaboración sostenida entre todos los interesados: gobiernos, industrias de salud humana y animal, profesionales de la salud, expertos ambientales, agricultores y también los pacientes: “Solo un enfoque colaborativo nos permitirá avanzar significativamente en las muchas áreas comunes como los productos farmacéuticos y su impacto en el medio ambiente, la administración de antibióticos, la vacunación y el diagnóstico rápido”. Oschmann apuesta por que “todas las partes interesadas trabajemos juntas”. Efpia empieza por fortalecer sus medidas para reducir el impacto ambiental ocasionado por la producción de antibióticos y trabajar a través de la Alianza AMR, la Iniciativa de la Cadena de Suministro Farmacéutica (PSCI) y una iniciativa conjunta, Eco-Pharmaco-Stewardship (EPS), con las asociaciones que representan los genéricos europeos y biosimilares para desarrollar soluciones concretas.

“La industria está lista para el diálogo con todas las partes interesadas responsables del medio ambiente para elaborar un enfoque de monitoreo ambiental. Junto con otros actores, también seguimos trabajando en la eliminación inadecuada de los antibióticos vencidos y no utilizados, a través de la campaña #medsdisposal”, destacan. En el marco de la Iniciativa sobre medicamentos innovadores, EFPIA, EBE y Vaccines Europe también respaldan un amplio marco de proyectos europeos de colaboración (industria farmacéutica y académica), que abordan los desafíos de la resistencia a los antibióticos. Estos proyectos forman el programa New Drugs for Bad Bugs (ND4BB) y se centran en los desafíos clave para el descubrimiento y desarrollo de nuevos agentes diseñados para prevenir y tratar infecciones bacterianas resistentes.