Premios BiC

Los primeros resultados de una investigación llevada a cabo en la Universidad de Oxford indican que una dosis baja de dexametasona reduce la mortalidad de los pacientes más graves con COVID-19.

El estudio Recovery comenzó en marzo de este año para evaluar una gama de tratamientos potenciales para COVID-19, incluida la dosis baja de dexametasona. Un total de 2.104 pacientes recibieron este tratamiento una vez al día (ya sea por vía oral o por inyección intravenosa) durante diez días y se comparó con 4.321 pacientes que recibieron la atención habitual contra el coronavirus.

La dexametasona redujo las muertes en un tercio de los pacientes que necesitaron ventilación artificial y en un quinto de los pacientes que recibieron oxígeno solamente. No hubo beneficio entre aquellos pacientes que no requirieron asistencia respiratoria. Según estos resultados, la dexametasona podría evitar una de cada ocho muertes entre los pacientes más graves y una muerte de cada 25 entre aquellos que reciben oxígeno. Estos datos son aún preliminares y los investigadores trabajan en publicar la investigación completa lo antes posible.

la dexametasona es el primer fármaco que se ha demostrado que mejora la supervivencia en COVID-19″

Según las declaraciones de Peter Horby, profesor de Enfermedades infecciosas emergentes en el Departamento de Medicina de Nuffield, Universidad de Oxford, y uno de los principales investigadores del ensayo, “la dexametasona es el primer fármaco que se ha demostrado que mejora la supervivencia en COVID-19. Este es un resultado extremadamente bienvenido. El beneficio de supervivencia es claro y grande en aquellos pacientes que están lo suficientemente enfermos como para requerir tratamiento con oxígeno, por lo que la dexametasona ahora debería convertirse en el estándar de atención en estos pacientes. La dexametasona es económica, está disponible en el estante y se puede usar de inmediato para salvar vidas en todo el mundo ”.

“La dexametasona reduce el riesgo de muerte entre pacientes con complicaciones respiratorias graves”

Martin Landray, profesor de Medicina y Epidemiología en el Departamento de Salud de la Población de Nuffield, Universidad de Oxford, uno de los principales investigadores, asegura que desde la aparición de COVID-19 hace seis meses, se ha buscado tratamiento que pueda mejorar supervivencia, particularmente en los pacientes más enfermos. “Estos resultados preliminares del ensayo Recovery son muy claros: la dexametasona reduce el riesgo de muerte entre pacientes con complicaciones respiratorias graves. COVID-19 es una enfermedad global: es fantástico que el primer tratamiento demostrado para reducir la mortalidad sea instantáneamente disponible y asequible en todo el mundo ”.