L. Díaz Madrid | viernes, 30 de septiembre de 2016 h |

La acción de Roche cotiza actualmente en 244 francos suizos, situándose en la franja inferior de su rango de variación del último año. En este periodo ha predominado un comportamiento bajista si bien éste se centró entre los meses de diciembre y marzo. A partir de entonces, y tras haber marcado su mínimo anual, Roche inició un periodo con ciertos altibajos donde ha predominado un desplazamiento horizontal.

Analizando un periodo temporal más amplio (5 años) se puede ver el excelente comportamiento de este valor entre los años 2012 y 2014, aproximándose a finales de dicho año a los 300 francos suizos. A partir de entonces comenzó a ceder progresivamente posiciones.

En el cierre del primer semestre de 2016 las ventas de Roche ascendieron a 25.000 millones de francos suizos (23.000 millones de euros), un 5 por ciento más que en el ejercicio anterior, mientras que el resultado operativo fue de 8.140 millones de francos suizos (7.500 millones de euros) y el beneficio neto de 5.378 millones de francos suizos (4.950 millones de euros), con un crecimiento en el año del 3 por ciento. Este grupo mantuvo en el segundo trimestre los ritmos de crecimientos del primer trimestre, donde las ventas crecieron un 5 por ciento.

Los ingresos de la división farmacéutica ascendieron a 19.500 millones de francos suizos (18.000 millones de euros), aportando el 78 por ciento de la facturación del grupo, con un crecimiento en el año del 4 por ciento.

Por áreas terapéuticas oncología aportó el 64 por ciento de la facturación, con un crecimiento en el año del 5 por ciento; inmunología, el 17 por ciento, creciendo un 14 por ciento; enfermedades infecciosas, el 5 por ciento, con una caída de sus ventas del 16 por ciento; oftalmología, el 4 por ciento, disminuyendo también su facturación un 12 por ciento; mientras que neurología aportó un 2 por ciento, creciendo su negocio un 3 por ciento.

La distribución de estas ventas por mercados geográficos sitúa a Estados Unidos muy a la cabeza generando el 48 por ciento de los ingresos del grupo, creciendo en el año un 4 por ciento, mientras que Europa, con el 24 por ciento de la facturación, presentó un incremento similar. Japón generó el 9 por ciento, creciendo un 2 por ciento, mientras que el resto de mercados internacionales generó el 19 por ciento restante, creciendo un 4 por ciento.

Por su parte la división de diagnóstico vio crecer su facturación un 6 por ciento, consolidando la posición de liderazgo que mantiene este grupo a nivel mundial en esta línea de negocio.

Al apartado de I+D Roche destinó en los 6 primeros meses 4.780 millones de francos suizos (4.400 millones de euros), un 7 por ciento más que en 2015. Esta inversión supuso un ratio sobre ingresos del 19,1 por ciento, superior al de la media del sector.

Para el ejercicio completo 2016 este grupo estima incrementar sus ventas hasta un 5 por ciento, con un crecimiento del beneficio por acción ligeramente superior. Roches espera este año poder aumentar el dividendo por acción.