Bajo el nombre ‘Raquitool’, la compañía farmacéutica Kyowa Kirin ha lanzado una aplicación web dirigida a profesionales sanitarios para evaluar, entre otros, a pacientes con sospecha de raquitismo y/o alteración de fósforo.

Inés Vergara, de la Unidad de Nefrología Pediátrica del Servicio de Pediatría en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, señala que esta herramienta facilita la práctica clínica ya que permite hacer una adecuada valoración de los parámetros analíticos, como el sexo o la edad.

Esta herramienta puede ayudar en la valoración de los distintos tipos de raquitismos o, al menos, orientarlos de la forma más adecuada posible antes de solicitar un estudio genético que los confirme

Inés Vergara, de la Unidad de Nefrología Pediátrica del Servicio de Pediatría en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña

Con esta afirmación, Vergara se refiere a a raquitismos carenciales, causados por déficit de vitamina D o por déficit de calcio; aquellos producidos por causa renal y también congénita, como la Hipofosfatemia ligada al cromosoma X (XLH), raquitismos autosómicos dominantes o recesivos.

Aplicación de la herramienta

El peso, la talla, la presión arterial o la velocidad de crecimiento en la valoración del paciente son datos empleados en cualquier ámbito asistencial pediátrico, indica la experta. Por ello, Vergara considera interesante la toma de los mismos para cualquier profesional que “no esté muy familiarizado” con las alteraciones de estos parámetros. El análisis ayudará a desarrollar una primera evaluación básica que pueda determinar si es necesario derivar a los niños a un especialista.

Esta aplicación puede utilizarse no solo por parte de los profesionales de Nefrología Pediátrica, sino también por los especialistas de Endocrinología Pediátrica y Pediatría General, “los raquitismos son entidades tan variables a nivel fenotípico que pueden presentarse con toda la semiología completa: un niño que no crece, que tiene las piernas arqueadas y la frente ancha, con alteraciones bioquímicas muy evidentes y datos de raquitismo radiológico, pero también solo con alteraciones más sutiles o incluso abigarradas, como retrasos en la marcha, dolores óseos o articulares, déficit de crecimiento o de forma aparentemente subclínica, y problemas dentales”, destaca la facultativa. Por ello, anima a un abordaje multidisciplinar.

En este sentido, propone considerar la figura del Pediatra de Atención Primaria como coordinador central, ya que puede ser “el primero en darse cuenta de que los valores del fósforo del paciente no son normales”.

“Es necesario que los raquitismos sean conocidos en diferentes ámbitos asistenciales, a lo que yo, sin duda, añadiría también a los traumatólogos, reumatólogos pediátricos y odontopediatras

Utilidades de Raquitool

La aplicación desarrollada permite calcular de forma directa posibles anomalías en el manejo renal del fósforo, pudiendo justificar así algunos tipos de raquitismo. El principal valor añadido que ofrece, según explica la especialista, es que “no precisa del empleo de nomogramas y evita cálculos y posibles errores”. Además, esta herramienta permit la modificación de unidades de medida de los valores, pudiendo simplificar los cálculos.

Este sistema, además, permite realizar valoraciones antropométricas de los segmentos corporales, permitiéndonos detectar si una alteración del crecimiento es armónica o no”, señala la experta.

No obstante, está diseñado para partir de la anonimización de los pacientes. Es decir, no permite en ningún caso el seguimiento del paciente de forma independiente, ni tampoco establecer un tratamiento o un diagnóstico individual.

La aplicación está diseñada para que su uso resulte intuitivo. “Desde la página principal podemos a acceder a la situación de los parámetros bioquímicos de nuestro paciente respecto a la normalidad, al calculador del manejo renal del fósforo, a los percentiles y desviaciones estándar de los datos antropométricos del niño en cuestión (incluyendo presión arterial y velocidad de crecimiento), y a la valoración radiológica de gravedad de ese raquitismo según la escala validada RSS (Rickets Severity Score). Además, cada una de esas secciones está adecuadamente referenciada con bibliografía que puede ser de gran interés para el clínico que precise ampliar, así que puede considerarse también una herramienta formativa”, explica Vergara.


También te puede interesar: