Farmaindustria, asociación de la industria farmacéutica en España, ha analizado los datos que recoge el informe W.A.I.T., elaborado por Iqvia para la patronal de la industria farmacéutica en Europa, la Efpia. La entidad destaca que la situación se ha agravado respecto a años anteriores y, además, poniendo el foco en la situación de España, subrayan que las demoras en acceso son superiores al resto de países de referencia; en concreto, apuntan que Los datos constatan además que el tiempo de aprobación de los nuevos medicamentos en España sigue siendo superior al de los países de referencia en Europa. Así, en Alemania la espera es de 133 días; en Francia, de 240 días; en Inglaterra, de 340, y en Italia, de 429.

Analizando apartados concretos del informe, Farmaindustria resalta que España tiene también el mayor porcentaje de disponibilidad restringida, con un 41 por ciento. Es decir, del 53 por ciento de los medicamentos disponibles sobre el total de autorizados en Europa, cuatro de cada diez lo están en nuestro país con algún tipo de restricción en su uso. Ese porcentaje es del 1 por ciento en Alemania, del 13 por ciento en Italia, del 15por ciento en Francia y del 39 por ciento en Inglaterra. Por otra parte, consideran necesario abordar las repercusiones de esta medida en áreas de especial gravedad para los pacientes como la oncología y los medicamentos huérfanos.

Hacia un modelo más ágil

Con todos estos datos, la patronal urge a mejorar el modelo actual, tratando de acortar estos tiempos y equiparando «las oportunidades de los pacientes españoles con las de sus vecinos europeos». En este sentido desde Farmaindustria recuerdan que vienen proponiendo una serie de mejoras en el procedimiento actual de evaluación y fijación de precios así como en la financiación pública española. El objetivo que se marcan es construir un modelo ágil, predecible y eficiente, cuyos beneficios se perciban de manera rápida, ayudando a solucionar el problema.

Aquí, indican que el modelo debe basarse en la cooperación entre la Administración y las compañías farmacéuticas, para articular un diálogo más temprano con vistas a ganar en agilidad, y en una mayor participación de expertos clínicos y asociaciones de pacientes en el proceso de evaluación y financiación de los medicamentos.

Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, ha declarado que «como muestran estos datos, tenemos un problema estructural en el procedimiento de evaluación y financiación, que no es tan ágil como el de los países con los que debemos compararnos». «España -añade- debe aspirar a estar entre los países que mejor acceso proporcionan a los nuevos tratamientos, porque contribuyen a aumentar la supervivencia y la calidad de vida de muchas personas. Es responsabilidad de todos poner estos tratamientos a disposición de los profesionales sanitarios en el plazo más corto posible para que puedan beneficiarse los pacientes. Por eso, desde Farmaindustria abogamos por trabajar junto con el Ministerio de Sanidad para conseguir este objetivo común y superar con un procedimiento más eficiente los cuellos de botella en la aprobación de medicamentos en nuestro país.


También te puede interesar…