Las compañías Gilead y MSD han anunciado que han suscrito un acuerdo para desarrollar y comercializar conjuntamente tratamientos de acción prolongada en el VIH. Estos combinan el inhibidor en investigación de Gilead, lenacapavir, y el inhibidor de la translocación de la transcriptasa inversa de nucleósidos en investigación de Merck, islatravir. Esta combinación se realiza en un régimen de dos medicamentos con el potencial de brindar opciones de tratamiento nuevas y significativas para las personas que viven con el VIH.

Ambos son medicamentos potencialmente primeros en su clase en ensayos clínicos en etapa avanzada, con datos clínicos significativos generados hasta la fecha.

Ahora, está previsto que los primeros estudios clínicos de esta combinación comiencen en la segunda mitad de 2021. Los términos del acuerdo reflejan que Gilead y Merck trabajarán como socios, compartiendo responsabilidades operativas; también compartirán los costes de desarrollo, comercialización y marketing así como los potenciales ingresos.

El objetivo de este acuerdo es aprovechar la experiencia de ambas compañías en su atención en VIH, poniendo el foco en terapias de acción prolongada. Y es que, estos pueden representar una innovación significativa en el desarrollo de medicamentos contra el VIH. A pesar de que los regímenes diarios están disponibles para las personas que tienen VIH, estas opciones permitirían una posología más cómoda lo que mejoraría problemas de adherencia.

Terapias de acción prolongada

El avance de las terapias contra el VIH refleja que las terapias de acción prolongada pueden ofrecer una nueva alternativa terapéutica a pacientes y profesionales. En palabras de Kenneth C. Frazier, presidente y director ejecutivo de MSD, “desde la compañía estamos firmes en nuestro compromiso de mejorar la atención de las personas con VIH como parte de nuestro objetivo de salvar y mejorar vidas”. “Esta colaboración reúne a dos empresas dedicadas a la lucha contra el VIH para desarrollar posibles nuevas opciones de tratamiento de acción prolongada; esto es un importante paso adelante en nuestra estrategia para aprovechar todo el potencial de islatravir para el tratamiento del VIH”.

Por su parte, Daniel O’Day, presidente y director ejecutivo de Gilead señala que “a través de este acuerdo, se está reforzando el papel de Gilead en la transformación de la atención al VIH”. “Nuestro trabajo sobre VIH durante las últimas décadas se ha desarrollado escuchando a las personas con VIH y los médicos que las tratan; ahora estamos adoptando el mismo enfoque con las terapias de acción prolongada, combinando la ciencia más avanzada de ambas empresas para acelerar el progreso”, afirma.

En el momento actual, lenacapavir e islatravir tanto en monoterapia como en combinación se encuentran en fase de investigación; ninguno de ellos se ha aprobado en ningún lugar del mundo al no haberse establecido su seguridad y eficacia.


También te puede interesar…