Este viernes Margarita Alfonsel, secretaria general de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) ha comparecido en el Congreso de los Diputados en el grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica.

Durante su comparecencia, Alfonsel ha agradecido a los miembros de este grupo la participación de Fenin. Además, ha destacado que el sector ha sido un aliado estratégico decisivo para la resolución de la pandemia. Y es que, considera que el papel del sector ha sido crucial gracias al conocimiento del mercado que posee, el compromiso y el trabajo sin descanso para garantizar el suministro necesario. En este sentido, Alfonsel ha afirmado creer que “en la fase de recuperación es vital apostar por este sector y por reforzar el sistema sanitario“. En esta línea ha añadido que “invertir en Sanidad es invertir en la salud de los ciudadanos y en preservar y proteger la economía y productividad del país”.

Reactivación del sistema sanitario

Uno de los temas que ha planteado Margarita Alfonsel es que, desde la perspectiva del sector de la Tecnología Sanitaria, es que es prioritario reactivar el sistema sanitario. En este punto, también ha urgido a reactivar la actividad asistencial. Para alcanzar este objetivo, ha expuesto seis medidas.

Primeramente, ha creído necesario apostar por una mayor coordinación e integración de los agentes del sistema sanitario. También, abogar por la reprogramación de la actividad asistencial (poniendo el foco en las cirugías aplazadas por la Covid-19); el acceso a hospitales en condiciones de seguridad (tanto para profesionales como para pacientes); el impulso de la atención domiciliaria (para seguir y cuidar a pacientes con algún tipo de dependencia); la vigilancia epidemiológica y la planificación adecuada de las campañas de vacunación (con especial atención a la adquisición de material sanitario y el desarrollo de soluciones digitales); y, por último, la reactivación de la formación médica en colaboración con las sociedades científicas.

Paquete de medidas

Otro de los temas que ha expuesto Alfonsel ante la Comisión, es que es inaplazable comenzar a sentar las bases de una estrategia nacional para la transformación del sistema sanitario. Para ello, desde el sector de la tecnología sanitaria se proponen seis medidas.

En primer lugar se insta a acometer una financiación adecuada de la sanidad, con presupuestos que garanticen la calidad, cohesión y equidad en todo el país; en este sentido, es necesario incrementar la inversión gradualmente hasta alcanzar al menos el 7 por ciento respecto al PIB. Asimismo, se llama a impulsar la transformación digital del sistema de salud (con un nuevo modo de relación entre profesional y paciente, con atención a la fiscalidad); apostar por una contratación responsable y una compra basada en valor (fomentando proyectos de compra pública innovadora y la medición de resultados en salud); la renovación del parque tecnológico sanitario (atendiendo a los plazos de renovación tecnológica por Ley y acuerdos de colaboración público-privados); promover la cultura de la seguridad y el compromiso con la calidad asistencial y diseñar un plan de contingencia y reserva estratégica de cara a futuras crisis sanitarias.

Plan para dinamizar el sector

Alfonsel ha defendido la relevancia de construir una “estrategia país” y dinamizar la tecnología sanitaria. Y es que, además de “ser un sector esencial, tal y como se ha comprobado durante la pandemia, es un motor económico, una fuente de empleo de calidad y desempeña un papel tractor para muchos sectores auxiliares”, ha apuntado Alfonsel.

Por ello, para vertebrar este plan de apoyo al sector desde Fenin proponen seis puntos:

  • Impulsar un plan nacional de promoción de la industrialización del sector de la Tecnología Sanitaria. Este debe apoyar a las empresas que reorganizan o intesfican su producción, así como a aquellas que emprendan líneas de producción esenciales con posibilidad de continuidad. Este también debe facilitar la implantación de multinacionales en España con centros de fabricación, distribución, innovación o estructuras profesionales que generen empleo estable y de calidad.
  • Aumentar y agilizar la llegada de liquidez en las empresas. En esta línea se insta a contemplar la reducción de los plazos de pago de las Administraciones Públlicas, así como otras medidas fiscales o económicas que incentiven la actividad de las empresas.
  • Reforzar la Contratación Pública por Valor y modificar la Ley de Contratos del Sector Publico (LCSP)). Incluir en la misma una especificidad para el ámbito sanitario, de tal manera que se tenga en cuenta prioritariamente la calidad frente al precio.
  • Aplicar un IVA superreducido del 4 por ciento a productos sanitarios, al ser considerados esenciales.
  • Avanzar en la legislación de productos sanitarios y productos sanitarios para el Diagnóstico In Vitro. Aquí, dotar de los recursos necesarios a la Aemps en calidad de Organismo Notificado Español.
  • Impulsar la internacionalización del sector, para mejorar su competitividad y proyección internacional. Este punto se podría desarrollar en base al incremento de ayudas públicas al sector, que en los últimos años se han visto mermadas significativamente.

Colaboración para la recuperación

Alfonsel ha finalizado su intervención con una llamada al consenso y colaboración de todos los agentes involucrados en la recuperación. Así, ha concluido que “hay que trabajar sin demora en situar a nuestro país en una posición de liderazgo y esto pasa por fortalecer e impulsar a nuestro tejido empresarial; y para ello es preciso continuar fomentando el diálogo y sumando esfuerzos, capacidades y voluntades”.


Noticias relacionadas: