En un encuentro con los medios de comunicación el presidente de Farmaindustria, Juan López-Belmonte, ha anunciado que la patronal de la industria innovadora ha presentado un Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación económica denominado “Medicamentos esenciales y capacidades industriales estratégicas para la cadena de valor de la industria farmacéutica innovadora en España” ante el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. El objetivo de este es impulsar la producción nacional de medicamentos esenciales, y reducir así la dependencia de otros países.

Para lograrlo, se ha involucrado a 14 laboratorios, así como a empresas auxiliares ubicadas en ámbitos como el envasado, equipamiento, digitalización o medio ambiente; también a entidades universitarias que puedan contribuir. La convocatoria de este PERTE contempla una inversión de alrededor de 500 millones de euros que, según López-Belmonte, “podría aumentar hasta los 700 o 1.000 millones de euros una vez se realice la convocatoria específica”.

En cuanto a los plazos que se manejan, López Belmonte indicaba que todavía no se pueden acotar. Aun así, ha afirmado que “el Gobierno está valorando muy positivamente esta actitud proactiva de la industria farmacéutica de dar un paso adelante y ser una industria tractora, para lo que hemos puesto encima de la mesa una propuesta económica sin precedentes”.

Impulso de sectores estratégicos

Este proyecto está en el marco de uno de los objetivos que persigue Farmaindustria: aumentar la capacidad fabricación y liderar la transformación de la industria farmacéutica en España. Como expresaba López Belmonte, “hay iniciativas en países como Francia y Estados Unidos en este sentido, y España tiene que potenciarlo puesto que ha demostrado una capacidad industrial que hasta ahora era relativamente desconocida”. “El efecto tractor de nuestra industria es enorme, con una amplia capacidad de nuevas contrataciones, un papel relevante de las industrias y auxiliares… creo en la industria de España, país que arrastra dos crisis económicas muy fuertes, y con propuestas como estas puede contribuir a la reconstrucción económica”, aseveraba. En este sentido, concluía que “la industria farmacéutica es parte de la solución, y proyectos como este, lo demuestran”.

En esta misma línea, el presidente de Farmaindustria abogaba por, además de apoyar a sectores muy relevantes hasta el momento para la economía española, “dedicar más recursos y tiempo a sectores estratégicos”. Y es que, precisaba que “las economías avanzadas deben apostar por sectores estratégicos”.

Convenios con la administración

Uno de los temas que colea y al que no se ha podido prestar la misma atención que a otros años como consecuencia de la pandemia es el Convenio de colaboración con la Administración General del Estado, conocido como Pacto-PIB. Respecto a este, López Belmonte ha informado que “se está cerrando el acuerdo que estaba vigente para 2018 y 2019 y ya se ha transmitido al Gobierno la intención de liquidarlo lo antes posible”. Siguiendo este hilo, destacaba que “la cantidad a reembolsar estará alrededor de los 400 millones de euros”.

En cuanto a la prórroga o negociación de un nuevo convenio, López Belmonte explicaba que “la pandemia ha roto la cotidianeidad y en 2020 no ha sido posible reactivar ningún pacto de este tipo, poniendo el foco en asegurar el abastecimiento y teniendo en cuenta también que se han dado cifras atípicas, como una caída del PIB de entre el 10 y el 12 por ciento, así como el impacto que ha sufrido el sector farmacéutico”. No obstante, el presidente de Farmaindustria señalaba que están “en conversaciones con los ministerios implicados para que en 2021 se pueda entablar un tipo de acuerdo probablemente más global”.

Aquí, especificaba que “el objetivo de la entidad es que sea considerada como algo más que una relación cliente-proveedor, en la que el medicamento no se considere un gasto, sino una inversión”. Con todo esto, ha manifestado su deseo de “intentar construir un acuerdo de colaboración mucho más ambicioso” en el que la industria farmacéutica “se considere sector tractor, para lo que es necesario un documento en el que se aborden más puntos”.

Respuesta de la industria a la pandemia

Acerca de la pandemia y sus consecuencias, López Belmonte precisaba que “esta incertidumbre que provoca la crisis va a seguir un tiempo, en el que tenemos que hacer frente a los retos pendientes”. Sobre todo, en un contexto en el que, resaltaba, “se ha comprobado como nuestro modo de vida se ha visto condicionado por la disponibilidad de tratamientos y vacunas”.

En este contexto, López Belmonte ha enumerado varios desafíos a los que hacer frente. “Es necesario reforzar el Sistema Nacional de Salud, aumentando la inversión en este campo; impulsar la investigación biomédica o contar con una industria farmacéutica sólida, más ahora que España ha demostrado contar con un buen tejido productivo”, planteaba.

Asimismo, declaraba que “los desafíos ahora van más allá de dar solución a los problemas de nuestro país; la crisis de la COVID-19 ha puesto a la industria farmacéutica en el centro del interés social y estamos respondiendo con un gran compromiso para que en los momentos más críticos no faltasen medicamentos”. También, recalcaba, que “España es y ha sido uno de los países líderes en investigación contra este coronavirus”.

Para poder lograr el avance que la industria farmacéutica necesita, López Belmonte abogaba por “tener una estrategia a medio-largo plazo, con un entorno predecible y, sobre todo, un reconocimiento a la innovación disruptiva e incremental, siempre sacando el máximo rendimiento a las nuevas tecnologías”. “Esta innovación es la que ha permitido que en nueve meses tengamos medicinas y vacunas contra la COVID-19 y esto es lo que garantiza también que los pacientes puedan acceder a estos medicamentos y se puedan financiar”, concluía el presidente de la patronal.


También te puede interesar…