Premios BiC 2020

¿Estamos teniendo en cuenta el valor del beneficio clínico en cáncer? Este fue uno de los puntos de partida del VIII Foro ECO. Un encuentro donde se abordó el horizonte actual de la innovación en oncología y su llegada a la práctica clínica. Según María Jesús Lamas, directora de la Agencia Española del Medicamento y el Producto Sanitario, para medir el beneficio clínico, es necesario plantear una serie de preguntas en el proceso de I+D. Entre ellas, si la terapia que está en investigación es más válida que otras existentes para esa indicación. Pero, para Lamas, la pregunta útil reside en saber qué ventajas va a aportar ese fármaco a los pacientes; ahí ya entran las agencias reguladoras en la toma de decisiones.

Por su parte, Álvaro Rodríguez Lescure, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica, indicó que más allá de evaluar parámetros objetivos, para acelerar el acceso a la innovación, hay que medir determinados valores subrogados. En este punto hay que atender a aspectos como el precio que estamos dispuestos a pagar por un medicamento en base al beneficio que aporta. Para el especialista, el camino pasa por generar vías para que al tomar decisiones los pacientes no se sientan privados de la innovación, aunque garantizando que cuando se integra un nuevo medicamento en el sistema, este sea beneficioso.

Métodos y objetivos

En este escenario, Mariano Provencio, jefe de Oncología del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, explicó que hay un ‘valle de la muerte’ entre investigación y práctica clínica. La solución, señaló, pasaría por implicar a profesionales sanitarios en la toma de decisiones, mejorando la interlocución con las agencias reguladoras. Provencio destacó también los esfuerzos que se están haciendo en la búsqueda del beneficio clínico, como el caso de Oncovalor, lo que para él supone un ejemplo de trabajo conjunto y multidisciplinar.

Para Jesús García Foncillas, miembro de la Comisión Científica de la Fundación ECO, en oncología, los objetivos son claros. El principal, potenciar la innovación en ensayos clínicos. Además, promover datos reales de alta calidad que permitan mejorar la capacidad de los médicos, lo que no implica que acabe la investigación una vez el fármaco esté acabado.


También te puede interesar…