L. Díaz Madrid | viernes, 16 de marzo de 2018 h |

El sector farmacéutico cerró la semana con un claro predominio de los movimientos alcistas en contraposición a su comportamiento de la semana anterior. De los valores integrantes del Índice Global 20 cerraron en positivo frente a 7 que lo hicieron con pérdidas. Los movimientos más significativos fueron, por el lado alcista la subida de Almirall del 7,3 por ciento mientras que por el lado bajista Merck KGAA retrocedió un 4,2 por ciento.

El Índice Global cerró la semana con una ganancia del 1,2 por ciento, comportamiento sensiblemente mejor que el de la media del sector. En la comparación internacional este indicador presenta una caída del 3,3 por ciento, en línea con la evolución promedia de los mercados.

Merck KGAA cerró su peor semana de los últimos meses, cotizando actualmente por debajo de los 78 euros, moviéndose muy cerca de su mínimo el año. Su perfil en este periodo ha sido bajista, línea dominante durante gran parte de este tiempo y que le ha llevado de cotizar por encima de los 110 euros a moverse en los niveles actuales, acumulando una pérdida superior al 30 por ciento que lo sitúa entre los valores de la muestra con peor comportamiento. Merck KGAA no ha conseguido frenar esta caída a pesar de los distintos soportes que ha ido encontrando en su descenso, con una pendiente negativa que incluso se ha acentuado en las últimas semanas.

Almirall lideró las subidas cotizando cerca de los 10 euros, situándose en la franja intermedia de su rango de variación del último año. El perfil de este valor en los últimos meses ha sido plano, sin llegar a recuperarse de la fuerte caída sufrida en junio del pasado año. En las últimas semanas este valor ha iniciado una senda alcista con una pendiente moderada pero que ha conseguido mantener acercándole a su máximo de los últimos meses. A corto plazo Almirall podría mantener este perfil de lenta subida, contando con un amplio campo de recuperación.

Lilly fue uno de los valores que cerró en positivo anotándose una ganancia del 1,4 por ciento que lo lleva a cotizar en 78,5 USD, moviéndose en una zona intermedia dentro de su rango de variación del último año. Su evolución en este periodo ha venido marcada por cierto nivel de volatilidad, moviéndose dentro de una amplia banda entre 74 y 88 USD. Los analistas se muestran optimistas sobre el posible comportamiento de este valor en los próximos meses, estimando un precio medio objetivo de 91.2 USD, un 16 por ciento por encima de su actual cotización.

Pfizer también cerró en positivo anotándose una subida del 1,2 por ciento que lo lleva a cotizar en 36,3 USD, todavía a cierta distancia de su máximo anual en 39,4 USD. En las últimas semanas este valor ha subido un 9 por ciento, recuperando la mitad de lo perdido entre finales de enero y principios de febrero, contagiado de la corriente vendedora que dominó los mercados. Al margen de la volatilidad de las últimas semanas el perfil de Pfizer en el último año ha sido alcista, acumulando en la comparación interanual una subida del 6 por ciento, comportamiento que contrasta con la pérdida sufrida por el sector. Los analistas anticipan un comportamiento positivo en los próximos meses, estimando un precio objetivo de 40,1 USD, un 10,4 por ciento por encima de su actual cotización.

Roche se anotó una subida en estos últimos días del 0,8 por ciento, cotizando en 228,2 francos suizos. En el último año ha dibujado una clara línea descendente oscilando desde un máximo situado por encima de los 270 francos suizos, en mayo del pasado año, a los niveles actuales, lo que implica un descenso porcentual del 15 por ciento.