L.Díaz Madrid | viernes, 07 de septiembre de 2018 h |

El sector farmacéutico cerró la semana con un predominio de los movimientos bajistas: de los valores integrantes en el Índice Global, 8 cerraron en positivo frente a 19 que lo hicieron con pérdidas. Los movimientos más significativos fueron la subida de Otsuka del 2,4 y el retroceso de Pharmamar en un 7,8 por ciento.

El Índice Global cerró la semana con una bajada del 1,9 por ciento, comportamiento en línea con el del promedio del mercado. En el acumulado del año este indicador vuelve a estar en negativo con una caída del 1 por ciento, y en la comparación interanual esta se sitúa en el 1,6 por ciento, en ambos casos evolución mejor que la del promedio de las bolsas.

Otsuka cerró por encima de los 5.200 yenes, moviéndose en la franja superior de su rango de variación del último año. Su perfil en los últimos 12 meses mostró una fase alcista hasta de mayo cuando marcó su máximo interanual superando los 5.800 yenes. Los últimos meses han sido bajistas comenzando a recuperarse en las últimas semanas. Analizando un periodo más amplio se aprecia el perfil positivo que este valor ha presentado de forma predominante en los últimos 5 años y que le ha permitido duplicar en este periodo su capitalización bursátil. De cara a su previsible comportamiento en los próximos meses señalar que en las últimas semanas ha mostrado un comportamiento negativo que ha conseguido frenar en esta última semana; Otsuka podría estabilizarse en los niveles actuales antes su posible recuperación.

Pharmamar acentuó en estos últimos días el comportamiento negativo dominante en los últimos meses y que le ha llevado a cotizar en 1,56 euros, acercándose a su mínimo del año. Desde mediados de enero el perfil de este valor viene siendo horizontal sin conseguir recuperarse de la caída sufrida en el segundo semestre del pasado año y que lo sitúa un 60 por ciento por debajo del máximo que marcó en mayo de 2017, cuando tras un periodo alcista llegó a superar los 4 euros. Resulta significativo que desde la caída sufrida en enero Pharmamar no haya mostrado ningún indicio significativo de recuperación. Este valor parece haberse asentado en los niveles actuales a la espera de que algún nuevo avance en investigación o nuevas autorizaciones o acuerdos internacionales referentes a su cartera actual de anticancerígeno le permita reaccionar y salir de los mínimos en los que se mueve.

Bayer cerró una semana negativa retrocediendo un 4,2 por ciento que lo lleva a cotizar en 78,5 euros, situándose cerca de su mínimo del año. Bayer acentúa de esta manera el perfil negativo dominante en el último año y que lo ha llevado a caer desde el máximo interanual que marcó en octubre del pasado año, cuando llegó a superar los 115 euros, más de un 30 por ciento, situándose entre los valores de la muestra con peor comportamiento. A corto plazo no se observa un soporte sólido que pueda estabilizar este valor por lo que aún podría perder posiciones.

GlaxoSmithkline fue otro de los valores que cerró en negativo retrocediendo un 2,5 por ciento, cotizando en 15,5 libras, manteniéndose no obstante en la franja superior de su rango de variación del último año. En las últimas semanas este valor ha perdido posiciones, rompiendo la senda alcista que venía dibujando desde marzo. Este valor acumula en lo que va de año una subida del 15 por ciento, mientras que en la comparación interanual su ganancia es sensiblemente menor, en ambos casos comportamiento muy superior al de la media del sector. De cara a su posible evolución en el corto plazo aún es pronto para proyectar la bajada de las últimas semanas, pudiendo estabilizarse en los niveles actuales.