L. Díaz Madrid | viernes, 22 de junio de 2018 h |

El sector farmacéutico cerró la semana con predominio de movimientos bajistas: de los valores integrantes del Índice Global 10 cerraron con ganancias frente a 16 con pérdidas. Los movimientos más significativos fueron, por el lado alcista la subida de Sanofi del 2,1 por ciento, mientras que por el lado bajista Grifols retrocedió un 5,6 por ciento.

El Índice cerró la semana con una ligera pérdida del 0,1 por ciento, sensiblemente menor que la caída promedio que experimentaron los mercados. En el acumulado del año este indicador presenta una caída del 12,5 por ciento, similar a la que presenta en la comparación interanual.

Amgen cerró en positivo con una subida del 1,4 por ciento, cotizando en 186 dólares, moviéndose en la franja superior de su rango de variación del último año. Desde mayo viene recuperando posiciones, anotándose en el último mes y medio una subida del 13 por ciento. En lo que va de año compara en positivo con una subida del 5 por ciento mientras que en la comparación interanual supera el 10 por ciento, en ambos casos comparando bien con la media del sector. Los analistas anticipan una evolución positiva, estimando un precio medio objetivo de 195 dólares, un 5 por ciento por encima de su precio actual.

Sanofi fue uno de los valores que cerró en positivo anotándose una ganancia del 2,3 por ciento que lo lleva a cotizar en 67,7 euros, manteniéndose en la franja inferior de su rango de variación del último año. Desde principios de junio viene recuperando lentamente posiciones dejando atrás el perfil horizontal de meses anteriores. Es un valor que acumula una elevada caída en la comparación interanual, superior al 20 por ciento, por lo que cuenta con un amplio potencial de recuperación.

Gilead cedió en estas últimas sesiones un 0,5 por ciento cotizando en 71 dólares, moviéndose por debajo de la media de su cotización del último año. Desde mayo viene recuperando posiciones tras marcar su mínimo interanual en 65 dólares. Esta recuperación ha perdido pujanza en las últimas sesiones comenzando a mostrar cierta volatilidad. Los analistas se muestran optimistas sobre su comportamiento futuro estimando un precio objetivo de 86 dólares, un 20 por ciento por encima de su actual precio, objetivo que se presenta exigente considerando el comportamiento mostrado por Gilead en los últimos meses.

Bristol Myers cerró la semana con una ligera ganancia del 0,3 por ciento que lo lleva a cotizar en 53,6 dólares. Este valor comenzó el año ganando posiciones, rompiendo la tendencia horizontal con la que cerró 2017. Esta pendiente alcista se intensificó en febrero marcando su máximo del año muy cerca de los 70 dólares. Esta subida fue seguida de una brusca e intensa corrección que lo llevó a perder entre marzo y abril más de un 25 por ciento de su capitalización bursátil. De cara a su posible comportamiento en los próximos meses los analistas estiman un precio objetivo de 57,3 dólares, un 7 por ciento por encima de su actual cotización.

Bayer retrocedió en los últimos días un 2,3 por ciento, cotizando en 96,6 euros, moviéndose en la franja inferior de su rango de variación del último año. Inició en abril un intento de recuperación tras encadenar una sucesión de meses bajistas entre octubre y marzo en la que llegó a retroceder hasta un 25 por ciento. Esta fase de recuperación fue perdiendo impulso evolucionando a mediados de mayo hacia un perfil horizontal y comenzando en las últimas semanas a perder posiciones. Podría moverse en el corto plazo en una franja entre 95 y 100 dólares, consolidando la posición antes de tratar de retomar una senda de recuperación.