Premios Fundamed

El brote de Covid-19 fue extendiéndose por los países a nivel mundial sin previo aviso. Esto hizo que, inmediatamente, los sistemas sanitarios se centrasen hacia el tratamiento de estos pacientes, dejando inevitablemente en un segundo plano otras especialidades. Según ha avanzado la pandemia, y una vez descongestionados los servicios sanitarios, resurge la necesidad de volver a la normalidad en el resto de especialidades.

Esto es especialmente urgente en oncología. Y es que muchos pacientes europeos han visto interrumpido su tratamiento o su seguimiento por la irrupción del coronavirus. Para abordar los retos y desafíos en esta materia, la patronal de la industria farmacéutica europea, la Efpia, celebraba este lunes un seminario online titulado “Equilibrar la realidad de la pandemia y sus presupuestos y las necesidades actuales de los pacientes oncológicos”.

Retos a corto plazo

Tomislav Sokol, miembro del Parlamento Europeo incidía en que el hecho de que muchos países hayan centrado la  mayor parte de sus recursos en la Covid-19 es un gran problema para los pacientes de cáncer. A este respecto puntualizaba que esto afecta no solo a los tratamientos, sino a otros aspectos como el screening que permite un diagnóstico e intervención temprana.

Sokol se mostraba comprensivo con el viraje de recursos a la lucha contra la pandemia, pero consideraba que hay que acumular esta experiencia para reaccionar de cara al futuro. Así, instaba a transformar los sistemas sanitarios para poder atender adecuadamente a otros pacientes en caso de emergencia sanitaria. El objetivo, indicaba Sokol, es encontrar el equilibrio para atender en este caso a los pacientes de Covid y a los de otras enfermedades.

Uno de los desafíos que plantea este problema es el económico, según el experto. Y es que explicaba que todo el foco político y económico durante las últimas semanas se ha dirigido hacia el nuevo coronavirus, dejando de lado la importancia de enfermedades como el cáncer con un gran impacto a nivel mundia.

Con todo esto, Sokol se refería a la necesidad de que la Unión Europea colabore con los países, pero teniendo en cuenta que la sanidad es competencia de los Estados miembro. Por ello, sugería que a partir de ahora la UE ponga la salud en lo más alto de la lista de prioridades, para prevenir colapsos en los sistemas y poder atender a todos los pacientes adecuadamente.

Retomar la atención oncológica

En palabras Antonella Cardone, directora de la European Cancer Patient Coalition (ECPC) hay varios aspectos que atender de manera urgente en relación al impacto de la Covid-19 y los pacientes oncológicos. En esta línea subrayaba que hay entidades como ASCO o ESMO que ya han publicado guías al respecto.

Para Cardone, una vez superado el punto álgido de la pandemia, es fundamental atender a las especificidades de cada paciente oncológico. A este colectivo lanzaba las recomendaciones que se extienden a nivel general, pero de manera más estricta, como el hecho de salir de casa únicamente en caso necesario. Otra de las advertencias que exponía la experta era la de no creer los bulos para prevenir o tratar la Covid-19. Con estas recomendaciones, Cardone se refería a la necesidad de que los pacientes oncológicos sean especialmente cuidadosos para prevenir contraer esta enfermedad.

Por último, Cardone se refería a la necesidad de retomar la atención lo antes posible haciendo uso de los recursos disponibles. Siguiendo este hilo recomendaba el uso de la telemedicina si fuera necesario antes de reanudar la consulta presencial para realizar un seguimiento de los pacientes de cáncer y decidir en qué casos es más urgente que este acuda a consulta, se programen cirugías o se reanude el tratamiento. Este uso de la medicina, concretaba Cardone, también se puede utilizar para labores de screening y seguimiento, llevando a cabo un control sobre la sintomatología que puedan manifestar los pacientes.

Desafíos financieros

También se refería al uso de la telemedicina Bengt Jönsson, director del Instituto Sueco de Economía de la Salud (IHE). El experto planteaba que a través de un seguimiento telemático se podrá determinar antes el tipo de seguimiento a realizar y saber así de qué manera minimizar las consecuencias del parón por la crisis de Covid-19 en pacientes de cáncer y para los sistemas que se encargan de su tratamiento.

Y es que, el impacto de la pandemia sobre la economía, según Jönsson va a desencadenar una situación diversos problemas, hasta ahora desconocidos, a nivel europeo. Entre ellos, enumeraba la reducción de los ingresos a diferentes niveles, lo que obligará a buscar nuevas fórmulas para reequilibrar la economía.

Todo esto desembocará, en palabras de Jönsson en cambios sustanciales en la manera de invertir en oncología. En este sentido, señalaba que se habrá de priorizar aquellas iniciativas de inversión que sean más eficientes puesto que habrá que maximizar el aprovechamiento de los recursos disponibles. Según precisaba, al igual que en cualquier otra inversión, en sanidad es necesario determinar de qué manera una inversión puede generar el mejor retorno.

Actuación de la industria

Massimo Scaccabarozzi, presidente de la patronal de la industria farmacéutica en Italia, Farmindustria, señala que este sector ha sido muy proactivo a la hora de actuar para contrarrestar el efecto de esta crisis. Según apuntaba, la industria europea ha centrado sus esfuerzos en tratar de frenar la Covid-19 pero sin apartar la I+D en oncología. Para ello, indicaba Scaccabarozzi, desde la industria se ha trabajado en diferentes abordajes para tratar de continuar con el máximo número de ensayos clínicos posibles y para que los pacientes de cáncer notasen el impacto del coronavirus lo menos posible.

Uno de los puntos clave al que aludía el experto es la necesidad de que, a partir de ahora, se diferencie en los hospitales las áreas destinadas al tratamiento de Covid-19 del resto de especialidades. Scaccabarozzi indicaba que por ejemplo el gobierno italiano ha otorgado recursos para luchar contra la pandemia, que deben ser utilizados para adaptar los sistemas a la nueva normalidad. Dentro de esta, medidas como la dispensación de medicamentos de la farmacia hospitalaria a domicilio en los casos que sea necesario, podrían ser de gran ayuda.

En cuanto al coste de los tratamientos oncológicos, el experto subrayaba que durante el transcurso de los años este se ha incrementado de manera sustancial. Por ello, considera que independientemente de las excepcionalidades que se puedan dar, hay que tender hacia un abordaje holístico que permita ofrecer un diagnóstico más completo a cada paciente. Logrando mejorar el diagnóstico temprano y aplicando nuevos modelos como el pago por resultados, indicaba Scaccabarozzi, se podrá dar a cada paciente el tratamiento que más le sirva sin incrementar el gasto.


Noticias relacionadas: