Premios BiC

Las compañías farmacéuticas estarían preparadas para producir entre 2.000 y 4.000 dosis de la vacuna contra la COVID-19 para finales de 2021. Así lo refleja una encuesta llevada a cabo por la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI). Y es que, aparte de encontrar una vacuna que prevenga la infección por SARS-CoV-2, surge la incógnita de saber cómo hacer frente a su producción.

Antes de que surgiera la pandemia, la CEPI ya había creado un Proyecto de Fabricación Sostenible, para respaldar el suministro de vacunas en eventos epidémicos. Esta, se basa en definir el suministro de vacunas, la epidemiología de las enfermedades prioritarias y las redes de fabricación existentes; con todo esto se determinaría cómo se podría hacer frente a potenciales situaciones de epidemia. Con la irrupción de la COVID-19, la Coalición focalizó todos sus esfuerzos en localizar todas aquellas instalaciones potencialmente capacitadas para fabricar vacunas contra este coronavirus.

Resultados de la encuesta

La encuesta planteada por la CEPI se ha realizado conjuntamente con la Fundación Bill y Melinda Gates, The Clinton Health Access Initiative, y la iniciaativa PATH. El objetivo principal era evaluar los posibles cuellos de botella que se podían encontrar en la fabricación de vacunas. También, determinar la capacidad global para hacer frente a la producción de miles de millones de dosis de vacunas.

En esta, se instó a los productores de vacunas a comunicar qué capacidad de fabricación tendrían para producir la sustancia inmunogénica, y el producto terminado. Se solicitaba que esta capacidad se evaluase en el período comprendido entre el 1 de octubre de 2020 y el 31 de diciembre de 2021.

Uno de los aspectos relevantes que se analizó en esta encuesta fue saber si se podría hacer frente a la producción a gran escala de la vacuna contra el coronavirus sin interferir en la fabricación de otras vacunas importantes.

Entre los hallazgos de la encuesta se ha encontrado que existe el riesgo de que unos pocos países monopolicen el suministro mundial de vacunas; se teme que esto pueda repercutir en un acceso equitativo a la vacuna contra la COVID-19. En esta línea, desde la CEPI alertan de que para terminar con la pandemia es necesario asegurarse de que estas vacunas se distribuyan de una manera justa a nivel global.

Con esta encuesta, la Coalición también tiene como objetivo generar una imagen completa de la disponibilidad para producir esta vacuna, para informar de cómo y dónde se han de realizar inversiones estratégicas para asegurar un acceso equitativo a la misma.

Producción y distribución

Un total de 113 fabricantes de la industria farmacéutica respondieron a esta encuesta. Con estas respuestas se ha concluido que la capacidad de fabricación madura está disponible tanto para la fabricación de sustancias farmacéuticas como de productos farmacéuticos en múltiples ubicaciones a nivel mundial.

India se posicionaría como el país con mayor capacidad de producción de sustancias farmacéuticas, seguida de Europa y América del Norte. Varias vacunas que se están testando están basadas en ARN; dentro de la encuesta se revela que Europa es el territorio con mayor capacidad para la producción de sustancias farmacéuticas basadas en ARN.

Para el resto de productos necesarios para la fabricación de la vacuna, China sería el país con mayor capacidad de producción. Le siguen América del Norte, el resto de Asia y Oceanía.

Distribución equitativa

Con todos estos datos, se concluye que la industria farmacéutica mundial tendría una capacidad potencial para producir entre 2.000 y 4.000 millones de dosis de la vacuna contra la COVID-19 para finales de 2021. Esto es importante para dar una respuesta amplia a la pandemia, puesto que el objetivo de la CEPI, GAVI y la Organización Mundial de la Salud (OMS) es distribuir 2.000 millones de dosis de la vacuna a nivel mundial a través del programa COVAX.

En el marco del programa COVAX, las vacunas producidas se entregarían equitativamente a todos los países que formen parte del mismo. Esta distribución se haría en proporción a su población, priorizando a los trabajadores en salud y con la previsión de expandirlo a cubrir el 20 por ciento de su población.

Desde la CEPI destacan que son conscientes de que, al haber recopilado estos datos entre los meses de mayo y junio, el escenario puede haber cambiado drásticamente. Aun así, utilizarán esta información de cara a dar una respuesta a la pandemia, en casos como poner en contacto a desarrolladores de vacunas para maximizar la capacidad global de producción de la vacuna contra la COVID-19.


También te puede interesar…