Premios BiC 2020

Los datos de diversos estudios son claros: en Europa existen grandes disparidades a la hora de acceder a la innovación. Para abordar qué causas generan esta inequidad, expertos de diferentes ámbitos se reunieron en el evento ‘¿Qué retrasa el acceso a medicamentos?’, organizado por la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia por sus siglas en inglés).

Algunos de los puntos en los que coincidieron los ponentes fueron en que las agencias que abarcan diferentes territorios, como puede ser la Agencia Europea del Medicamento (EMA) deberían acumular más competencias. Asimismo, establecer unos criterios y plazos claros en cuanto a precio y reembolso, contribuiría a integrar la innovación con más celeridad en cada país.

Desigualdad a distintos niveles

Tom Wildson, vicepresidente de la consultoría Charles Rivers Associates, apuntó varios temas a atender para entender las raíces de estos retrasos en el acceso a terapias. Entre ellos, que el tiempo que pasa desde que se presenta una solicitud de autorización hasta que esta se aprueba; también, que los tiempos hasta que se toman decisiones sobre precios y reembolsos siguen siendo muy prolongados.

Pero Wildson remarcó que las disparidades no sólo se dan entre territorios, sino que también son muy evidentes entre especialidades; como ejemplo, se refirió a las diferencias que hay a la hora de integrar en el sistema sanitario terapias oncológicas respecto a medicamentos huérfanos, que pueden tardar “años y años” en llegar al mercado.

Wildson propuso varias soluciones. Entre ellas, incrementar la transparencia, para que todos los organismos involucrados puedan acceder a los datos y trabajar con más agilidad. También, establecer  mecanismos que permitan ajustar los precios al valor real de los medicamentos, mejorar la eficiencia y calidad en estas evaluaciones y, en todo esto, tener en cuenta los conceptos de equidad, acceso y solidaridad.

Simplificación del proceso

Para Dolors Montserrat, miembro del Parlamento Europeo, el principal problema en el acceso es el exceso de burocracia. Y es que especificó que, más allá del que hay que realizar para conseguir la autorización de la EMA, el que se suma por parte de cada país. Montserrat opinó que aunque hay que observar las especificidades de cada país, la EMA debería reforzar su papel coordinador para que su trabajo dentro de la Unión Europea sea más eficiente. En este sentido destacó que esto es posible, puesto que ha quedado demostrado que se pueden agilizar los procesos como en la búsqueda de la vacuna contra la COVID-19.

Respecto a la coordinación, Montserrat también expuso que las autoridades de cada país y la industria han de trabajar de manera más estrecha. Además, para reforzar este contacto, sugirió la creación de un foro permanente en Europa, en el que se incluya a todos los agentes involucrados y dar respuesta a este problema específico. Para lograr todo esto, llamó a apostar por un abordaje del acceso en el que el paciente esté en el centro y se tenga en cuenta todo el proceso de I+D y regulación, en un ecosistema en el que se facilite el diálogo y se creen sinergias con otras estrategias de la UE, como pueden ser el Pacto Verde o Horizon 2020.

Mejora de la eficiencia

Además, los participantes apostaron por mejorar la eficiencia definiendo los drivers que motivan esta igualdad.

Uno de estos aspectos, según Francis Arickx, responsable de Política Farmacéutica en el Instituto Nacional de Seguros de Salud y Discapacidad (INAMI) en Bélgica es la falta de concreción en las políticas de reembolso. Esto, indicó, tiene un impacto directo en las diferencias entre países aunque se comparen territorios con un nivel económico similar.

Para Gabriele Grom, vicepresidenta asociada de MSD en Europa Central y Oriental y presidenta del grupo de trabajo CEE de la Efpia, apuntó a definir el valor de la innovación. De esta manera, bajo su punto de vista, será más fácil resolver las desigualdades entre territorios. En este contexto, planteó que el trabajo conjunto es muy importante para hallar soluciones comunes.

Por su parte, Kaisa Immonen, directora de Política en el Foro Europeo de Pacientes (EPF), insistió en la necesidad de aumentar la transparencia tanto entre agentes como hacia los ciudadanos en evaluaciones y decisiones de precio. Para ello, abogó por los procedimientos conjuntos que ayuden a sentar una base común sobre la que actuar.

Como conclusión, Arickx demandó que se trabaje en la recopilación de datos por adelantado para así anticiparse a los problemas que puedan llegar. En esta línea, aseveró que es necesario que Europa cuente con una agenda a largo plazo en la que todos los stakeholders identifiquen los problemas que atañen al acceso. Así, creando plataformas multidisciplinares que aborden el problema en toda su complejidad y elevando las conclusiones al nivel político, se podría lograr poner en marcha soluciones a largo plazo.


También te puede interesar…