s. calvo Madrid | viernes, 19 de enero de 2018 h |

La antigua Industrial Farmacéutica Cantabria (IFC) pasa por chapa y pintura. A partir de ahora cuenta con una nueva imagen corporativa y un nombre distinto: ahora se llama Cantabria Labs. “Estas novedades servirán para unificar la denominaciones en España y sus filiales en Italia, México, Alemania, China y Marruecos”, apuntaba Susana Rodríguez, Managin director innovation & Business development.

Un cambio sustancial en sus casi 30 años de actividad en los que les ha dado tiempo a desarrollar más de 40 patentes y emplear a unas 700 personas. Hay más cifras clave: sus ingresos en el pasado 2017 fueron de 150 millones de euros -un 19 por ciento más que en 2016- aunque su objetivo a largo plazo se fija en duplicar la facturación y alcanzar los 300 millones en un plazo de cinco años. Para ello, Cantabria Labs tiene previsto adquirir a lo largo del primer semestre de 2018 una nueva empresa en Francia, con un presupuesto de inversión de 25 millones.

La firma desarrolla, fabrica y comercializa tecnologías, fármacos, cosméticos y nutracéuticos y tiene una capacidad de producción de 30 millones de unidades de productos al año, una cantidad que va a verse multiplicada por diez cuando esté terminada, previsiblemente en septiembre de 2019, su nueva planta ‘eco-sostenible’ en La Concha, dentro del entorno natural de Cabárceno, en Cantabria.

“Vamos a hacer la fábrica más innovadora para productos farmacéuticos de España”, aseguraba también Matji. La planta se situará muy próxima a una charca con aguas de propiedades mineromedicinales que se mantienen a 37 grados y que permitirán “formular nuevos cosméticos aprovechando las cualidades antiinflamatorias de esas aguas”. Además, se va a realizar una plantación experimental de recursos naturales de diferentes hojas y plantas y contarán con 900.000 caracoles para producir los huevos que la compañía usa para hacer ingredientes de los productos cosméticos que ya tiene en el mercado.

La I+D ocupa el 12 por ciento de lo que factura la compañía y según sus cálculos, el promedio de crecimiento orgánico con el que cuenta es del 13 por ciento anual si tomamos como referencia los últimos diez años. De sus empleados, por cierto, la mitad se encuentran en España y el otro 50 por ciento, en el extranjero.

El negocio exterior supone el 60 por ciento de la facturación de la compañía, que opera actualmente en más de 80 países y cuenta con un total de seis filiales propias en Italia, México, Alemania, China, Portugal y Marruecos. Además, Cantabria Labs es líder en dermatología en el mercado español pero también en el portugués y el italiano.