Boehringer Ingelheim ha anunciado los resultados financieros del ejercicio 2020. Entre ellos destaca que la corporación ha aumentado sustancialmente sus inversiones en I+D con el fin de encontrar fármacos y terapias para necesidades clínicas no cubiertas. Concretamente, uno de estos esfuerzos se focalizó en investigar tratamientos relativos a la COVID-19. Boehringer gastó 3.700 millones de euros en I+D durante 2020, lo que representa un 7 por ciento más que el año anterior. Desde la compañía resaltan que esta cifra representa la mayor inversión anual en I+D en sus 136 años de trayectoria.

Esta búsqueda de tratamientos contra la pandemia de COVID-19 no es arbitraria; Boehringer Ingelheim ha hecho uso de su expertise en áreas como las enfermedades respiratorias y la virología para lograrlo. Entre su trabajo destaca el anuncio que realizaba la compañía junto al Hospital Universitario de Colonia, la Universidad de Marburg y el Centro Alemán de Investigación de Infecciones el inicio de la investigación clínica de la puesta en marcha de un ensayo en Fase I7IIa sobre BI 767551; se trata del primer anticuerpo neutralizante del SARS-CoV-2 administrado por inhalación como posible nueva opción terapéutica y profiláctica para bloquear la entrada del virus.

Asimismo, se han impulsado otras iniciativas también encaminadas a la I+D de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 combinadas con la molécula en investigación; el objetivo es encontrar vías para inhibir su replicación y desarrollar terapias que impidan la microcoagulación.

En el plano financiero, desde la empresa destacan que 2020 fue un “buen año” a pesar de la pandemia. Todos los segmentos contribuyeron positivamente a las ventas netas e ingresos operativos; en concreto, las ventas netas ascienden a 19.567 millones de euros, lo que supone un aumento del tres por ciento respecto al ejercicio anterior. Por otra parte, los ingresos operativos a nivel del Grupo aumentaron a 4.620 millones de euros.

Inversiones y otras operaciones

Desde la corporación informan que las inversiones en activos tangibles ascienden a 1.050 millones de euros en 2020; aquí se incluyen las instalaciones de producción a gran escala en Viena y el nuevo centro de desarrollo de productos biofarmacéuticos. Dentro de este apartado los gastos se redujeron ligeramente.

Por otra parte, destaca que Boehringer Ingelheim completó en 2020 varias operaciones para expandir su cartera de productos. Entre ellas, la adquisición de Global Stem Cell Technology (GST), una empresa belga de biotecnología veterinaria; la adquisición de participaciones en New Ruipeng Group, una empresa con sede en China que se especializa en brindar servicios de atención médica para mascotas o la adquisición de todas las acciones de NBE-Therapeutics, empresa suiza de biotecnología centrada en conjugados de anticuerpos y terapias dirigidas contra el cáncer derivadas del estimulador inmunológico iADC. Precisamente con esta nueva operación, la organización quiere ampliar sus alternativas terapéuticas en tumores sólidos difíciles de tratar y reforzar así su cartera en oncología.

Crecimiento del segmento farmacéutico

El área de Human Pharma ha experimentado un ascenso de las ventas netas hasta los 14.420 millones de euros; esto se traduce en un crecimiento interanual del 5,8 por ciento. Además, esto representó el 74 por ciento de las ventas netas totales. En este segmento, todas las regiones contribuyeron a un crecimiento positivo, siendo Estados Unidos el mercado más grande para la compañía.

Por especialidades, los fármacos para tratar enfermedades cardiovasculares y metabólicas, y los de respiratorias siguen siendo los más importantes para las ventas netas de la compañía. Yendo al detalle, Jardiance, utilizado en diabetes tipo 2, sigue siendo el fármaco que más contribuye al aumento de ingresos. Le sigue Ofev tratamiento de pacientes con fibrosis pulmonar idiopática (FPI), enfermedad pulmonar intersticial asociada a esclerosis sistémica (SSc-ILD) y, en algunos países, otras enfermedades pulmonares intersticiales fibrosantes crónicas con un fenotipo progresivo.

También es esta área la que aglutina más actividad en I+D, con alrededor de 100 proyectos en todas las fases de investigación. En términos de investigación las áreas en las que la compañía centra más sus esfuerzos son enfermedades cardiovasculares y metabólicas, oncología, respiratoria, inmunología, enfermedades del sistema nervioso central y salud de la retina.

Perspectivas de futuro

Respecto a 2021, desde Boehringer indican que entre las predicciones se espera que la pandemia siga su curso y esto impacte en la actividad de la compañía. Aun así, estiman que en caso de que las vacunas y otras terapias contra la COVID-19 muestren su eficacia, la organización crecerá significativamente en áreas como medicamentos de prescripción.

Por último, subrayan que el objetivo a cumplir en este ejercicio es lograr un ligero aumento interanual en las ventas netas respecto a los datos actuales.


También te puede interesar…