La compañía Bristol Myers Squibb (BMS) muestra su compromiso con la producción en Europa; y lo hace con el anuncio de la puesta en marcha de un nuevo centro de producción de terapia celular en Leiden (Países Bajos). De esta forma, la compañía busca expandir la capacidad de fabricación global y facilitar el acceso a los tratamientos a los pacientes de una forma más rápida. Y es que esta fábrica permitirá el envío de células de sus terapias CAR-T.

Leiden será la quinta planta de fabricación de terapias celulares de última generación de la compañía y la primera en Europa. “Un elemento clave del compromiso de BMS con la terapia celular es nuestra inversión continua en capacidades de fabricación avanzadas, desde la expansión de nuestra red global y capacidad para tratar a pacientes hasta tiempos de respuesta reducidos y la optimización de costes”, ha asegurado Ann Lee, Senior Vice President, Cell Therapy Development & Operations de BMS. Lee asegura que la compañía continuará así aumentando su presencia en Europa , con la puesta en marcha de “un centro de ciencias de la vida innovador”. Así, ha confirmado que este nuevo centro se traducirá en la creación de puestos de trabajo en los proximos años.

La instalación europea tendrá un enfoque comercial con capacidades para la fabricación de terapias celulares multiproducto y con posibilidad de aumentar su capacidad productiva. Este centro, explica la compañía, “aprovechará las tecnologías innovadoras, contará con los últimos equipos de fabricación y con sistemas digitales avanzados que ayuden a ofrecer estas terapias celulares críticas a los pacientes”. La planificación para el diseño y desarrollo del sitio está en marcha y la construcción está programada para comenzar a finales de este año.