L. Díaz Madrid | viernes, 28 de junio de 2019 h |

Baxter cerró la semana con un ligero descenso del 0,5 por ciento, cotizando en 80,9 dólares americanos, moviéndose cerca de su máximo anual. Analizando su evolución en el último año esta se ha caracterizado por un elevado nivel de volatilidad, moviéndose en este periodo dentro de un amplio rango entre 61 y 82 dólares americanos, con un mínimo en noviembre del pasado año y un máximo hace una semana cuando alcanzó los 82,5 dólares americanos. En lo que va de año Baxter acumula una ganancia del 25 por ciento, superando ampliamente la evolución media del sector, mientras que en la comparación interanual esta se sitúa en el 10 por ciento.

Analizando un periodo temporal más amplio se puede apreciar la evolución alcista de este valor en los tres últimos años que lo ha llevado de cotizar en el entorno de los 30-35 dólares americanos, a moverse en los niveles actuales, con una plusvalía acumulada en este periodo del 230 por ciento.

Los últimos resultados publicados corresponden al cierre del primer trimestre del año en curso. Las ventas ascendieron a 2.600 millones de dólares americanos (2.320 millones de euros), un 3 por ciento menos que en igual periodo del ejercicio anterior. No obstante el resultado operativo presenta un crecimiento en el año del 2 por ciento, superando las estimaciones anticipadas por el grupo que situaban su variación entre un -2 y un 1 por ciento. Por su parte el beneficio por acción se situó en 0,76 dólares americanos, por encima nuevamente de la referencia anticipada (0,68 dólares americanos).

Por líneas de actividad destacó en este trimestre entre otras el buen comportamiento de la división farmacéutica, con un crecimiento en el año del 9 por ciento; la línea de cirugía vio aumentar su facturación un 12 por ciento; mientras que el segmento de nutrición hospitalaria creció un 5 por ciento y cuidado renal un 3 por ciento.

Por mercados geográficos el continente americano generó el 53 por ciento de la facturación del grupo, con una caída interanual del 3 por ciento; Europa, Oriente Medio y África aportaron el 27 por ciento de las ventas, un 3 por ciento menos que en el ejercicio anterior, caída motivada por un impacto muy negativo del tipo de cambio (depurado este efecto, estas ventas presentarían un crecimiento interanual del 4 por ciento); mientras que la zona Asía-Pacífico aportó el 20 por ciento restante de la facturación, con una caída interanual del 2 por ciento (+2 por ciento sin el impacto del tipo de cambio).

En este primer trimestre Baxter generó un cash-flow negativo de 50 millones de dólares americanos (45 millones de euros), cifra que contrasta con los 292 millones de dólares americanos generados en igual periodo del ejercicio anterior. Esta caída responde a un menor cash-flow operativo, que descendió de 447 millones de dólares americanos a 148 millones de dólares americanos (130 millones de euros), así como a un incremento en inversiones en capital, de 155 millones de dólares americanos a 198 millones de dólares americanos (175 millones de euros).

Para el ejercicio competo 2019 la dirección de este grupo farmacéutico estima cerrar con un crecimiento en las ventas de hasta un 4 por ciento (3 por ciento sin impacto del tipo de cambio), mientras que el beneficio por acción podría alcanzar los 3,30 de dólares americanos.

Para finalizar, y en relación con su posible comportamiento en bolsa en los próximos meses, los analistas anticipan una ligera evolución alcista, estimando un precio medio objetivo de 83,6 dólares americanos, un 2 por ciento por encima de su precio actual. Se trata de un objetivo aparentemente poco exigente, pero teniendo en cuentas las elevadas ganancias acumuladas en el último año su potencial alcista puede ser limitado.