Premios BiC

La combinación de baricitinib y remdesivir reduce el tiempo de recuperación en pacientes hospitalizados con COVID-19. Así se desprende de los datos preliminares del ensayo adaptativo de tratamiento ACTT-2, promovido por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos. El ensayo incluyó a más de 1.000 pacientes y busca ebaliar la eficacia y seguridad de la combinación de la dosis de 4mg de baricitinib, de Lilly, con remdesivir, de Gilead.

Los investigadores del estudio observaron una reducción de aproximadamente un día en la mediana de tiempo hasta la recuperación en el grupo de pacientes tratados con baricitinib en combinación con remdesivir, frente a los tratados únicamente con remdesivir. La recuperación se definió como el momento en el que el participante se encuentra lo suficientemente bien como para recibir el alta hospitalaria. Es decir, cuando el participante dejó de necesitar ventilación mecánica o atención médica continua en el hospital, o no seguía hospitalizado 29 días después del ingreso. El estudio también alcanzó un criterio de valoración secundario clave. Para ello, comparó los resultados de los pacientes en el día 15, mediante una escala ordinal de 8 puntos que contempla desde la recuperación completa del paciente hasta su fallecimiento.

Actualmente, se están llevando a cabo análisis adicionales para profundizar en otros datos derivados de los resultados clínicos, incluyendo datos de mortalidad y seguridad. Se espera que el NIAID publique todos los detalles del estudio en una revista científica revisada por pares.

Tras conocer los datos del ACTT-2, Lilly, tal y como ha asegurado en un comunicado, se plantea solicitar la autorización de uso de emergencia a la Agencia Americana del Medicamento (FDA) y explorar medidas similares con otras agencias reguladoras para la administración de baricitinib como tratamiento para pacientes hospitalizados con COVID-19. Si finalmente se autorizara su uso, la compañía propondrá la comercialización de esta indicación y, asegura, “se colaborará con los hospitales y las Administraciones sanitarias para garantizar el acceso de los pacientes a este medicamento”.

Baricitinib es un inhibidor de JAK1/JAK2 comercializado como Olumiant. Está aprobado en más de 70 países para el tratamiento de adultos con artritis reumatoide activa de moderada a grave. La evaluación de baricitinib en ensayos controlados es importante para caracterizar mejor sus potenciales beneficios y comprender la seguridad de su uso como tratamiento para la COVID-19. La ficha técnica para la indicación aprobada de baricitinib en AR contiene una serie de advertencias y precauciones especiales de uso, entre las que se incluyen el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos e infecciones graves.