Premios BiC
Nieves Sebastián Zurich | jueves, 05 de diciembre de 2019 h |

Aunque actualmente no todos los pacientes tienen acceso a test de secuenciación genómica, expandir su uso sería realmente útil en el abordaje de los diferentes tipos de cáncer. En una etapa en la que la medicina de precisión cada vez toma más importancia, aumentar los registros de las bases de datos sería de gran relevancia para tratar con éxito diferentes tipos de tumores.

La compañía Foundation Medicine (que forma parte del grupo Roche) realiza un test genómico en el que se analizan 324 genes en base a una muestra del tumor, ofreciendo a los médicos un informe muy completo que sirve como guía para tratar el cáncer en caso de que se hallen alteraciones en el tejido analizado.

Mejoras en acceso

Uno de los problemas es que estos test no son accesibles de manera universal; de hecho, su uso todavía es minoritario. Matheus Vieira, integrated strategy leader en Roche Pharma Global, indica que, para asegurar que estas pruebas sean coste-efectivas, hay que aumentar el número de datos registrados de tal forma que ayuden a dar con el tratamiento más indicado para cada paciente. Esto ocurre porque al cotejar la información con casos de características similares, el profesional médico puede obtener una guía sobre la terapia más adecuada en cada caso.

Otro de los aspectos que influyen en el coste-efectividad de la secuenciación ahora que tienen poco alcance es cribar los tumores antes de analizarlos. Para ello, los especialistas sugieren que se comience por secuenciar las muestras de aquellos pacientes cuyo tipo de cáncer es más propenso a contener alteraciones moleculares.

Protección de datos

Los datos que se recogen en la secuenciación genómica realizada por Foundation Medicine son propiedad de cada paciente. Cada sujeto es quien tiene que aceptar expresamente que se incluya esta información en la base de datos, sabiendo que se destinan a la I+D de fármacos innovadores y que son anonimizados.

A este respecto, Vieira indica que es necesario incidir en la formación y educación de los pacientes, convirtiéndoles en “pacientes de próxima generación’. Y es que, en un momento en que el acceso a la información es universal, el experto apunta que los pacientes tienen que saber las implicaciones que tiene realizar este tipo de test, y saber tanto los beneficios que va a aportarles a nivel individual como las ventajas que tiene la recogida de datos de manera masiva para el progreso de la medicina. Con esto, no se pretende poner la carga sobre los pacientes, sino instarles a tomar parte a la hora de demandar un mayor uso de esta técnica.