a.c. Madrid | lunes, 03 de febrero de 2014 h |

Igual que, en momentos de crisis, los matrimonios suelen darse segundas oportunidades, patronales y sindicatos también lo vienen haciendo en su intento de acercar posturas en torno al XXIV convenio colectivo de oficinas de farmacia. La diferencia estriba en que, en su caso, son numerosas las veces que, cuando la ruptura parecía definitiva, han vuelto a citarse para buscar puntos de encuentro. El nuevo ejemplo ocurrirá este viernes 7 de febrero.

Ese día, patronales y sindicatos mantendrán un enésimo encuentro, en esta ocasión a propuesta del bando patronal y al margen del arbitraje, para intentar alcanzar una propuesta consensuada de texto que remitir al árbitro Tomás Sala quien, desde el 1 de enero, es el encargado de mediar ‘oficialmente’ en el contenido final del XXIV convenio colectivo. Cabe recordar que en las últimas semanas se conoció que patronales y sindicatos estaban dispuestos a presentar una propuesta común e incluso se llegó a dar por ‘hecho’ el acuerdo. No obstante, esta posibilidad quedó ‘tumbada’ en una reunión que mantuvo el bando sindical el pasado 29 de enero. En ella, algunos de los sindicatos rechazaron tan siquiera la posibilidad de analizar ‘a fondo’ la propuesta que en origen había redactado la patronal FEFE y que, entre otras cuestiones, recogía incrementos salariales del 4,5 por ciento para el periodo 2014-2017.

Representantes del bando sindical (compuesto por UGT, CC.OO, Fetrafa y UTF) presentes en el encuentro reconocen a EG que su reunión del 29-E fue “muy agria”. Asimismo, confirman que “ni tan siquiera entramos en los detalles de la propuesta”. ¿El motivo? Según esgrimen estas fuentes, causó malestar que uno de los sindicatos (UGT) fuese el encargado de presentar este texto que “no habían recibido previamente” el resto del bando sindical. “¿Por qué lo tenían ellos y no el resto? Es un error que UGT haga labores de ‘botones’ del bando patronal”, critica esta misma fuente.

A pesar de la existencia de discrepancias a ambos y en los mismos lados de la mesa negociadora, este 7 de febrero volverán a dar una enésima oportunidad. No obstante, cabe recordar que la decisión sobre el contenido del XXIV convenio colectivo ya no recae en ellos sino en el árbitro Tomás Sala, quien, en caso de recibir una hipotética propuesta consensuada de convenio, tendría la última palabra respecto a su validación.