| miércoles, 13 de junio de 2012 h |

Continúa la escalada de tensión entre el Gobierno catalán y el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Horas después de que el Gobierno de Artur Mas decidiera interponer un recurso contra el real decreto-ley de medidas educativas, y una semana después de hacer lo mismo con la reforma sanitaria, el Ministerio de Hacienda dio comienzo el 28 de mayo al engranaje legal para recurrir el euro por receta catalán por motivos competenciales, con un requerimiento que emplazaba a convocar la Comisión Bilateral de Cooperación antes del 14 de junio, para evitar llegar al Tribunal Constitucional, aunque finalmente el asunto se dilucidará en una comisión técnica Estado-Generalitat que se reunirá antes del día 25. El órgado del Gobierno no afecta, en principio, a los planes de la Generalitat: Cataluña asegura que continuará aplicando el euro por receta desde el 23 de junio.

Así lo ha asegurado el portavoz del Gobierno catalán, Frascesc Homs, que diferenció claramente la reforma del copago farmacéutico del euro catalán. No se trata de una doble imposición, según el Gobierno catalán, ya que la iniciativa regional es una “tasa”, inicialmente de carácter universal, de la que están exentos los medicamentos que cuestan menos de 1,67 euros con IVA y con un tope de 62 euros al año. Cataluña jugará también otra baza para hacer valer, ante las autoridades europeas, el euro por receta como factor clave para conseguir el objetivo del déficit: está incluido en el Plan de Ajuste que recibió el visto bueno de Economía, y también contabiliza en los objetivos presupuestarios para 2012.

Los partidos de la oposición en Cataluña ya se han pronunciado sobre el posible recurso. El PP, que ayudó a que la iniciativa catalana saliera adelante, ha defendido la legitimidad del Ejecutivo que dirige Mariano Rajoy. El resto de grupos ya han avisado de que tratarán de tumbar el euro por receta en el Parlamento antes de que el Gobierno, si es que decide finalmente hacerlo, lo lleve ante el Tribunal Constitucional.