Es una lástima que haya personajes que una vez que dejan sus cargos de responsabilidad es cuando comienzan a emitir opiniones más o menos brillantes. Y si no brillantes, al menos fuera del yugo que supone estar marcado por la presión del partido político de turno que ostente el poder en ese momento. El ex ministro de Sanidad Bernat Soria puede incluirse dentro de ese gran número de ex a los que ahora se les entiende mucho mejor que se les entendía cuando estaban en el poder. El caso es que Soria precisó la semana pasada que el Sistema Nacional de Salud es mucho más que los centros de salud o la asistencia que genera. Es decir, que además de todo lo que significa sanitariamente hablando, que no es poco, supone un importante valor estratégico para un país. A este respecto, el ex ministro de Sanidad apuntó que el Sistema Nacional de Salud puede ser fuente de inversión extranjera, además de constituir un valor añadido para atraer al turismo, algo que nos diferencia de, por ejemplo, los países del norte de África, y que nos pone en una posición de ventaja a la hora de competir con ellos en este mercado. Es decir, que además de sol y paella, tenemos la Sanidad. | viernes, 21 de octubre de 2011 h |