La patronal Farmaindustria insta a garantizar que lo recaudado se reinvierta en saldar las deudas que la administración mantiene con el sector

Fenin advierte que la prescripción por denominación genérica exige la creación de agrupaciones homogéneas en los productos sanitarios

| 2011-08-26T16:20:00+02:00 h |

REDACCIÓN

Madrid

Graves impactos en el empleo, en las inversiones en I+D y en la viabilidad de muchas empresas que operan en nuestro país. Estas son las principales advertencias que la industria farmacéutica innovadora española vaticina ante la convalidación del RDL 9/2011 de 19 de agosto de medidas para la mejora de la calidad y la cohesión del Sistema Nacional de Salud, de contribución a la consolidación fiscal y de elevación del importe máximo de los avales del Estado para 2011. Y es que, los peores augurios para el sector se han confirmado. Las iniciativas anunciadas en el último Consejo Interterritorial se han materializado en un RDL que incorpora, además, aspectos más alarmantes de lo esperado.

En este sentido, el sector de la industria farmacéutica se mostró sorprendido y “decepcionado” por la dureza de las medidas aprobadas. Una normativa que desde la patronal de la industria farmacéutica innovadora española, Farmaindustria, consideraron un “durísimo golpe” para este sector. Por su parte, desde la Asociación Española de Bioempresas (Asebio) tildaron este nuevo RDL como “desproporcionado”.

El sector se muestra preocupado por el impacto que supondrá la aprobación de uno de los puntos que genera un mayor rechazo entre los agentes de la industria: la prescripción por principio activo (PPA) en el caso de los medicamentos y la denominación genérica en el de los productos sanitarios. Asimismo, desde Asebio, hicieron hincapié en otra medida para este sector que trae consigo este RDL: el recorte del 15 por ciento de los medicamentos innovadores que lleven más de diez años registrados aun sin perder la patente. Ambas medidas, “atentan contra un sector altamente innovador que requiere elevadas cifras de inversión en I+D”, reiteraron desde la asociación.

Y es que, los agentes del sector se quejan de lo que consideran un ensañamiento. “No se puede exigir tanto a un sector y ponerlo en una situación límite para sostener la sanidad y las cuentas públicas”, criticaron desde Farmaindustria. A este respecto, la patronal recordó que ya son tres los reales decretos-ley aprobados (4/2010, 8/2010 y ahora el 9/2011) en los últimos 18 meses que, según indicaron, suponen “un impacto total cercano a los 5.000 millones de euros”. Una cifra que representa el 30 por ciento de su mercado y a la que habría que sumar los perjuicios acarreados por las iniciativas emprendidas desde algunas comunidades autónomas.

Sobre este particular, pese a que Farmaindustria considera que éstas son unas “iniciativas innecesarias que no producen ningún ahorro adicional”, instaron a que se garantice que su recaudación vaya dirigida a solventar los problemas de sostenibilidad del SNS (cuya deuda oscila en torno a los 15.000 millones de euros) “y no vayan a cubrir otras partidas de gasto público ajenas a la sanidad”.

Tras la aprobación del RDL 9/2011, el sector vuelve a quejarse de que está desprotegido, lo que crea una desconfianza generada por la falta de predictibilidad e incumplimiento de lo prometido en el Plan Sectorial: la potenciación del sector innovador español. “Se rompe el marco de confianza estable para un mercado que necesita seguridad y predictibilidad”, reivindicaron desde Asebio.

EFG y productos sanitarios

El RDL 9/2011 también lo sufrirán los genéricos y los productos sanitarios. Así, la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (Aeseg) aseguró que pese a que están “comprometidos con el ahorro, la productividad, el desarrollo, el empleo, la inversión y la balanza comercial”, la aprobación de estas medidas solamente supone un desgaste para el sector.

Por su parte, María Láez, directora técnica de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), expresó su sorpresa por la inclusión de los productos sanitarios en este RDL. “No esperábamos la inclusión en las medidas para los productos sanitarios”, afirmó, al tiempo que desde Fenin piden “un tratamiento por ley diferente entre medicamentos y productos sanitarios”.

Por ello, Láez repitió la advertencia que lanzó tras aprobarse las subastas de medicamentos en Andalucía: “En el caso de los productos sanitarios no existe denominación genérica”. Así, precisó que “lo primero que tienen que hacer es definir las agrupaciones homogéneas”, un proceso que cree “difícil realizar porque no existen estudios de equivalencia ni evidencia científica o técnica que demuestre la igualdad de prestación de dos productos distintos”.