El mayor desafío es incorporar las innovaciones con eficiencia

La ciudad de Cáceres acogió el 16º Congreso Nacional de Hospitales

| 2009-06-07T18:16:00+02:00 h |

jose garcía

Cáceres

Tanto el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, como los consejeros de Salud de Cataluña, Madrid, Extremadura y Castilla-La Mancha, Marina Geli, Juan José Güemes, María Jesús Mejuto y Fernando Lamata, respectivamente, coincidieron durante su participación en un foro dentro del 16º Congreso Nacional de Hospitales, moderado por el editor de EG, Santiago de Quiroga, en que se dan las condiciones idóneas para aprobar el Pacto por la Sanidad.

Para muchos, este pacto se ha convertido en una “obligación moral” y resolverá desafíos actuales como la incorporación al sistema de innovaciones tecnológicas y farmacológicas en un contexto de mayor demanda social, eficiencia y competitividad. Para ello, según expusieron, hay que dotarse de mecanismos de transparencia en la toma de decisiones. “Hay que ganar el desafío de la innovación con la sostenibilidad financiera y los criterios de calidad y equidad que los ciudadanos demandan”, aseveró Martínez Olmos, que apeló a “acuerdos entre las fuerzas políticas” para que el sistema siga siendo motor económico y respondiendo a las necesidades de salud de la sociedad.

Ahora bien, advirtió de que hay que ser “más eficientes y rigurosos” en la incorporación de la innovación, cambiar los modelos y hacer “más transparentes” los mecanismos de decisiones, “y lo tenemos que hacer con el diálogo con los profesionales y la industria, que es quien invierte en innovación”. “Sólo así se podrá justificar el precio que se paga por ella”, añadió.

Además de la innovación, Martínez Olmos puso el acento en la racionalización del gasto, una mayor eficiencia y medidas de salud pública para responder a las necesidades sociales, y llamó a un “protagonismo compartido” en la coordinación y cohesión entre el ministerio y las autonomías basado en la confianza y la lealtad.

En esta línea, Mejuto, marcó la sanidad como prioridad en la agenda política, ya que para ella “supone riqueza, empleo y desarrollo social y económico”. Sobre las reformas a plantear con el pacto, abogó por una puesta en común de la descentralización y reforzar la cohesión territorial con un modelo liderado por el Ministerio. Mejuto se mostró partidaria incluso de “medidas preventivas” para reforzar la sostenibilidad. Lo fundamental, a su juicio, es mantener una cohesión que permita continuar con la descentralización, pero estableciendo sinergias entre las autonomías.

“Nos jugamos bastante”. Así definió Geli la situación ante el pacto, que en su opinión “debe ser muy concreto en algunos aspectos” y abordar reformas para garantizar la continuidad, calidad y equidad respecto al envejecimiento, las expectativas de los ciudadanos y los profesionales, la innovación y el crecimiento poblacional. Para la consejera catalana, el pacto debe ser interno a las autonomías, aunque sin perder la perspectiva nacional y europea. Así, se debe abordar una posible modificación del modelo o cómo gobernar el sistema en un contexto de movilidad europea.

Otro gran punto de debate, para ella, es la sostenibilidad: “Estamos infrafinanciados, por lo que habrá que decirle a los ciudadanos que si quieren este modelo, hay que plantear pagar más impuestos o revisar los copagos”.

Financiación finalista

En la misma línea se manifestó Lamata, que propuso un modelo de financiación finalista para obtener más recursos vía impuestos. En opinión del consejero castellanomanchego, es factible llegar al 8 por ciento del PIB. Otras propuestas pasan por avanzar en una mayor autonomía y flexibilidad y delegar funciones a un órgano —el CISNS o la Conferencia de Presidentes— con capacidad ejecutiva y contenido vinculante para no generar presiones inflacionistas derivadas de la competencia entre sistemas. “Castilla-La Mancha estaría dispuesta a ceder competencias en salud pública o recursos humanos a ese órgano”, aseguró. Por su parte, el consejero de Sanidad madrileño consideró que siguen vigentes desafíos que ya contemplaba el ‘Informe Abril’, como los problemas de financiación y la necesidad de racionalizar el gasto. Según Güemes, hay que reflexionar sobre los mecanismos de transparencia en la toma de decisiones y así poder plantear el coste-eficacia de los nuevos fármacos”. Para el consejero, el pacto, que deben alcanzar todos los agentes del SNS, requiere también de un acuerdo en las Cortes.