La Conferencia de Decanos de Farmacia hizo su petición al Ministerio de Educación

Su adaptación al Plan Bolonia acarrea que por ahora tenga catalogación de grado

| 2009-11-13T17:50:00+01:00 h |

alberto cornejo

Madrid

La Conferencia Nacional de decanos de facultades de Farmacia ha solicitado al Ministerio de Educación la consideración de máster para los estudios de Farmacia, en detrimento de la catalogación de grado con la que cuenta tras la adaptación de los planes de estudio de esta titulación al Plan Bolonia. La solicitud, que se realizó mediante el envío de una carta firmada por el presidente de este organismo, el decano de la facultad de Farmacia de Granada, Luis Recalde, al director general de Políticas Universitarias, Felipe Petriz, requería, asimismo, una entrevista para, además de trasladarle esta petición, exponerle “otras preocupaciones respecto a las condiciones del nuevo ‘grado’ en Farmacia”.

La justificación para realizar esta petición estriba en que, a pesar de que ahora la mayoría de las titulaciones sólo durarán cuatro años la carrera de Farmacia mantiene tanto los años de duración, cinco, como los créditos de los que se compone, 300. Por este motivo, tal y como precisó Recalde a EG, se hace necesario que “el esfuerzo que han realizado nuestras universidades por mantener las características de esta titulación debe ser recompensado con esta catalogación de máster”.

Igualmente, también se une a esto el hecho de que titulaciones como son Medicina y Arquitectura, que también han visto rebajada su catalogación al rango de grado, a pesar de mantener también los cinco años de duración, ya han trasladado sus quejas al Ministerio de Educación. Así, desde la Conferencia Nacional de decanos de facultades de Farmacia consideran que en el caso de esta carrera “no puede ser menos, puesto que la situación es la misma”.

A este respecto, Recalde indica que el Ministerio de Educación debería tener en cuenta que la petición se ha realizado con “cordura”, ya que se ha instado al departamento de Ángel Gabilondo a mantener un encuentro en detrimento de emprender otras acciones. “Nosotros hemos hecho la petición mediante carta, no echando al alumnado a la calle para protestar como ha ocurrido en otros casos”, indicó el decano granadino. Optar por este cauce diplomático no se ha traducido aún en contestación por parte del Ministerio de Educación.

Solución a medio camino

Por el momento, el Gobierno sólo ha ofrecido una solución que se encuentra a medio camino para aquellas titulaciones que mantendrán los 300 o más créditos, como es el caso de Farmacia, Arquitectura y Medicina: reconocerlas sólo ciertas competencias de máster y facilitar que los alumnos puedan completar el título de grado con un postgrado de menos de 60 créditos. Sin embargo, esta solución no satisface a los representantes de estas titulaciones, ya que consideran que la mejor y más factible solución sería el reconocimiento total del rango de máster para estas carreras.

Cabe destacar que los representantes de las titulaciones de Medicina y Arquitectura, que iniciaron estas reclamaciones con bastante anterioridad respecto a los decanos de Farmacia, ya consiguieron el compromiso del Ministerio de Educación de que su petición empezaría a ser negociada esta semana. Pese a ello, según indica Recalde, “en base a lo visto, oído y leído no parece que el Ministerio esté por la labor de introducir cambios”. No obstante, Farmacia espera que se les invite a participar en estas negociaciones.

Adaptación tranquila

Más allá de estas controversias en torno al rango de los estudios de Farmacia, lo cierto es que esta titulación ha tenido una transición tranquila en su adaptación al Espacio Europeo de Estudios Superiores, la denominación técnica del Plan Bolonia. Así, uno de los objetivos perseguido con esta armonización de los estudios universitarios en Europa es facilitar el libre movimiento y reconocimiento de los titulados nacionales en todos los países de la UE. Un reconocimiento que ya tienen los farmacéuticos, ya que como recuerda Recalde, “al ser una carrera que ya se regía con anterioridad por directrices europeas”.