Alberto Cornejo Madrid | viernes, 24 de junio de 2016 h |

Es habitual que, en actos en los que coincide con la profesión farmacéutica, el consejero de Sanidad madrileño, Jesús Sánchez Martos, recuerde la “inestimable ayuda” que ofrecieron las farmacias regionales como puntos de información ante la ola de calor que sufrió España —y Madrid— en junio de 2015, apenas unos días después de estrenarse en su nueva responsabilidad. “Estoy seguro de que la labor informativa preventiva de las farmacias, junto a la de los centros de salud, pudimos reducir los ingresos hospitalarios”, estima el consejero.

Esa colaboración a la que alude Sánchez Martos se hizo por entonces “sobre la marcha” y apremiados por la necesidad. Bastó una llamada —según relata— a la sede colegial solicitando esa ayuda para que los farmacéuticos hicieran el resto. Una colaboración que ahora continuará este año de manera más oficial, dado que el propio consejero de Sanidad regional y el presidente del colegio farmacéutico, Luis Goznález, presentaron este 22 de junio la ‘campaña de verano 2016’ que involucrará a las 2.843 farmacias madrileñas para que los ciudadanos disfruten de un “verano saludable”.

Esta campaña —la primera que se desarrolla al amparo del convenio para la prestación de servicios firmado por la Consejería y COFM el pasado mes de marzo— presenta varias acciones. Por un lado, la difusión de información y consejos a los ciudadanos desde el mostrador y mediante 50.000 folletos a repartir, sobre cuestiones de vital importancia en la época estival como la protección ante olas de calor y la radiación ultravioleta, el buen uso de fotoprotectores y repelentes, etc. Por otra parte, se contará con un proceso de comunicación de alertas a las farmacias, de tal manera que “en el momento en el que la Consejería comunique una alerta al colegio (por ejemplo, le llegada de una ola de calor), se enviará un mail masivo a todas las farmacias y se activará un aviso en la zona privada para colegiados de nuestra web”, he detallado Luis Panadero, vocal de Oficina de Farmacia del COFM, en el acto de presentación.

Frotoprotectores y repelentes

En el ámbito del autocuidado de la salud, dos son los productos ‘estrella’ que suelen —y deben— acompañar a la población en la época estival, allá donde se encuentren: los fotoprotectores y los repelentes..

En este sentido, y al hilo de los objetivos de esta campaña, Rosalía Gozalo, vocal de Dermofarmacia colegial, ha recordado la importancia de ofrecer consejo desde la farmacia en el buen uso de fotoprotectores y repelentes, dado que “el usuario no suele leerse el folleto de estos productos y se pueden producir interacciones en el uso conjunto de ambos, dado que los segundos restan efectividad a los primeros”. Para Gozalo, hablar de fotoprotección solar “es hablar de atención farmacéutica, dado que hay que informar, hay que aplicar protocolos, hay que saber cuándo derivar…”.

Respecto a los fotoprotectores, esta experta ha recordado que su utilización de forma correcta “es la única manera de asegurar sus resultados”, señalando a pacientes oncológicos e inmunodeprimidos como los colectivos “sobre los que mayor hincapié hacer” en esta atención individualizada. Mientras, sobre la aplicación de repelentes, la vocal de Dermofarmacia incide en la importancia de aconsejar “su eliminación cuando ya no estamos expuestos a las picaduras; por ejemplo, al llegar a casa”.