El Ministerio de Sanidad es corresponsable de la catástrofe en la que está sumido el SNS
| 2011-04-29T17:10:00+02:00 h |

Sergio Alonso es redactor jefe de ‘La Razón’

Tomás Gómez y José Manuel Freire deberían enviarle un ejemplar de su libro blanco de la Sanidad a la ministra de su mismo partido, Leire Pajín. Hoy por hoy, no hay mejor receptor para tan lindas propuestas que ella, sin olvidarnos de sus antológicos antecesores en el cargo. Todos ellos, salvo Trinidad Jiménez durante algunos meses, son los principales responsables del deterioro ya irreversible que sufre el sistema sanitario público allí donde se gestiona, en las comunidades autónomas. Pocas veces antes, como hasta ahora, se habían visto en España manifestaciones masivas de pacientes y profesionales clamando contra los recortes aplicados uno de los principales pilares del Estado de Bienestar como las de los últimos días en Cataluña. Y pocas veces, por no decir ninguna, se había conocido a un ministerio tan esquivo a la hora de formular soluciones o improvisar remedios de urgencia como el que capitanea por dedocracia la aspirante a plaza en Valencia, más allá de bufonadas como las de la central de compras o la unidosis medicamentos.

Señoras y señores de Sanidad, no traten al sector ni a las comunidades autónomas como si fueran imbéciles, porque no lo son. Tengan bemoles y convoquen ya un pleno monográfico del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud sobre la bancarrota, aunque haya elecciones a la vuelta de unas semanas, y no traten de ganar tiempo con más cortinas de humo para evitar salir escaldados, porque pasarán a la historia como los culpables del mayor daño que ha recibido el modelo público en toda su historia. Y, sobre todo, lean el idílico tratado de Gómez y Freire, porque, a buen seguro, a ustedes les será más útil que a Esperanza Aguirre y a Javier Fernández-Lasquetty, paganos como el resto de los mandatarios autonómicos de su pasividad ministerial y de las torpezas económicas que ha cometido el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero al que gentilmente pertenecen.

El Ministerio de Sanidad es corresponsable de la catástrofe en la que está sumido el Sistema Nacional de Salud porque los remedios económicos que el Ejecutivo ha puesto en marcha para sacar al país de la crisis han sido un desastre tras otro. Porque en estos siete años se ha infradotado de fondos la Sanidad y se ha consolidado un sistema de financiación perverso que dejó manga ancha a las comunidades autónomas para dedicar el dinero para Sanidad a otros menesteres. Y porque en lugar de remedios efectivos contra el gasto solamente ha habido parches tardíos y mal confeccionados, como el nuevo sistema de precios de referencia, cuya elaboración llevó nada más y nada menos que un año de tiempo mientras las arcas autonómicas se desangraban.

Pienso que de aquellos polvos vienen los lodos que empiezan a verse hoy en día en una comunidad autónoma como Cataluña. De los polvos de hoy surgirán nuevos lodos en toda España en forma de recortes autonómicos, una vez concluyan las elecciones y mayorías holgadas sitúen a gobiernos fuertes al frente de los gobiernos de las comunidades autónomas.

Preguntas sin respuesta

¿Qué conocida caja de ahorros está interesada en adquirir una de las principales empresas sanitarias publi-privadas?

¿Qué conocida constructora ha entrado en el negocio de los hospitales de concesión para mantener su actividad de obra civil ante la caída de compra de viviendas?

¿Qué dos grupos de clínicas privadas están en venta?

¿Qué político emergente del PP es firme partidario de suprimir la colegiación obligatoria de los sanitarios?

¿Qué fines lucrativos busca una sociedad anónima que se disfraza de sociedad científica?