Premios Fundamed

Las boticas con viabilidad comprometida recibirán hasta un máximo de 833 euros

Los rurales aplauden la subvención pero lamentan que no cuenten las guardias

| 2011-08-26T16:19:00+02:00 h |

irene fernández

Madrid

Se esperaba, pero no es más que el primer paso. Los contactos mantenidos estos últimos meses entre los boticarios rurales y el Ministerio de Sanidad han dado sus frutos. El Real Decreto-ley 9/2011 de medidas para la mejora de la calidad y cohesión del Sistema Nacional de Salud supone un nuevo revés para el sector, pero también la primera ayuda a nivel nacional para las farmacias con viabilidad comprometida. La Sociedad Española de Farmacéuticos Rurales (Sefar) cree que este apoyo, resultado de la modificación del Real Decreto 823/2008 que establece los márgenes, deducciones y descuentos, abre la puerta para cambiar el modelo y sienta las bases de la sostenibilidad. Eso sí, también creen que no es la solución. De hecho, algunos boticarios rurales la califican de insuficiente, mientras que otros compañeros del sector critican este tipo de subvención.

El Gobierno ha plasmado en el artículo 3 del RDL 9/2011 una de las reivindicaciones del colectivo rural: medidas sin carácter lineal. Sin embargo, la cuantía total de la que podrán beneficiarse, una vez que la ley entre en vigor, no superará los 833,33 euros al mes. Para establecer esta cuantía, se introduce un índice corrector de los márgenes que afecta a aquellas farmacias cuya facturación total anual (recetas y venta libre) no supere los 200.000 euros, y cuya factura mensual emitida al SNS sea igual o inferior a 12.500.

Eso sí, la facturación se calculará siempre en términos de precio de venta al público, y en lo que se refiere a medicamentos con precio industrial superior a 91,63 euros se excluirá del cómputo la cantidad que exceda de ese precio. De esta forma, por ejemplo, si se tiene en cuenta la escala, una farmacia con una facturación mensual en recetas de 9.750 euros (unos 1.200 euros netos) obtendría una ayuda de 199 euros al mes.

“Esto, desde luego, no soluciona nuestra problemática, pero sí pone la primera piedra”, afirma Javier Guerrero, presidente de Sefar, quien explica que las farmacias con facturación por debajo de 12.500 euros al mes se sitúan en poblaciones de menos de mil habitantes. En la actualidad, existen 2.078 farmacias situadas en este tipo de zonas en nuestro país.

Además, el RDL abre el espectro y no se centra solamente en la farmacia rural, ya que determina, además de una facturación máxima anual y mensual, una localización que califica como “núcleos poblacionales singulares”. Asimismo, otros requisitos que deben cumplir las farmacias candidatas a la compensación pasan por no haber sido objeto de sanción administrativa o inhabilitación profesional, o participar en programas de atención farmacéutica. En cualquier caso, serán las administraciones las que decidan cuáles los cumplen.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos aplaudió estas ayudas al suponer el reconocimiento de un problema ya puesto de manifiesto por la máxima institución farmacéutica española. Pero, según Sefar, necesita una continuidad y que el resto de actores también se implique. Una solución sería, según Guerrero, el estudio del pago por servicio. “Nadie busca estar subvencionado”, dice, ya que ahora solamente se tiene en cuenta el número de envases que se dispensa y, en su opinión, “la farmacia es, y debe ser, más que eso”.

“Esto no va a salvar a las farmacias rurales y se tendrían que poner otro tipo de medidas por parte de los propios farmacéuticos, porque si no es imposible que sigamos”, piensa Julia Martínez, vocal de Sefar y de los boticarios rurales del COF de Guadalajara. A este respecto, según Guerrero, “se ha reconocido la necesidad de revisar las retribuciones de las distintas farmacias, al menos las que no llegan a final de mes”.

Sin embargo, tanto el presidente de los farmacéuticos rurales como la vocal del COF de Guadalajara echan en falta que no se haya tenido en cuenta el número de guardias, un punto que sí consta en la ayuda a estas boticas que contempla el borrador del decreto de la Junta de Andalucía que incluye la licitación de medicamentos.

Sobre este particular, destaca que la subvención que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) otorgará a las farmacias rurales como resultado de las bonificaciones de las subastas será complementaria a la nacional. Es decir, la ayuda estatal y autonómica que reciba una botica no podrá superar en conjunto la cuantía del sueldo de un farmacéutico de Atención Primaria.