Presentan la primera guía para establecer las pautas para publicitar medicamentos

El ministerio prevé tener un borrador de la nueva normativa a finales de 2011

| 2011-07-08T19:35:00+02:00 h |

R.C.

Madrid

“Una publicidad que cumpla con los criterios de veracidad, legalidad y honestidad”. Con una frase resumía Rafael García Gutiérrez, director general de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp), el objetivo que persigue la Guía del Sistema Nacional de Salud para la publicidad de medicamentos de uso humano dirigida al público, presentada el pasado 7 de julio en el Ministerio de Sanidad. Una guía que no solamente supone una ventaja para los ciudadanos, los principales beneficiados de una publicidad más honesta, sino que también garantiza que la interpretación de la norma por parte de los técnicos de las administraciones y de los responsables de la industria farmacéutica sea la misma, según señaló García Gutiérrez, lo que contribuirá a “facilitar y agilizar los trámites”.

Por su parte, Alfonso Jiménez, director general de Farmacia y Productos Sanitarios, subrayó que era la primera vez que se hacía una guía de estas características y, además, por consenso entre la Administración Pública, la Agencia Española del Medicamento (Aemps), la dirección general de Farmacia y la industria farmacéutica, representada por Anefp. Un hito que persigue unos objetivos claros: lograr una publicidad de calidad, transmitir una información adecuada y responsable que fomente el uso racional de fármacos entre la población, establecer unos criterios de actuación únicos entre los agentes implicados y actualizar la información en base a las nuevas normativas.

Sobre este aspecto, Jiménez dijo que ya trabajaban en la elaboración de una nueva normativa, aunque resaltó lo laborioso de hacer una revisión profunda de una normativa de publicidad que data de 1994, si se tiene en cuenta además a todos los agentes implicados. A pesar de ello, adelantó que esperaba tener un borrador de la norma a finales de este año.

Código de buenas prácticas

La guía consta de dos partes: una más enfocada a las normativas sobre publicidad o definiciones de conceptos y otra que recoge un código de buenas prácticas sobre la publicidad de medicamentos dirigida al público. Dividido en cinco bloques, este código reúne multitud de recomendaciones, como no comparar unos medicamentos con otros, no incluir datos estadísticos que no estén sustentados por organismos de reconocida solvencia científica o adaptar los contenidos a colectivos con discapacidad, sin olvidarse de incluir las nuevas tecnologías. Además, según este nuevo código, tampoco podremos volver a ver a un farmacéutico dispensando un fármaco en ningún anuncio.