alberto cornejo Madrid | jueves, 15 de mayo de 2014 h |

El proyecto europeo EpSOS (Smart Open Services for European Patients) que lideraba España, concretamente Andalucía, que tenía como uno de sus principales sentar las bases y pilotar la receta electrónica europea, ha finalizado con una única prueba al respecto, la realizada el 17 de octubre de 2013 en la farmacia de Manuel Ojeda, vicepresidente del COF de Sevilla, que también fue pionero en dispensar, en 2003, la primera receta electrónica española.

Ese 17 de octubre, la e-receta europea se probó por primera vez con pacientes suecos, italianos y finlandeses a los que se les dispensó en la botica de Ojeda las prescripciones que se habían realizado en su país de origen, con resultados “satisfactorios”, según su titular. Tras esta primera toma de contacto, la siguiente fase del pilotaje debía trasladarse a una zona mayor, con gran presencia de turistas extranjeros. Por ello se eligieron las boticas de la Costa del Sol (en concreto, las de Marbella, en Málaga), que debían continuar con las probaturas a lo largo de esta primavera.

Pero este nuevo pilotaje nunca se llevará a cabo, ya que “cuando íbamos a iniciarlo, desde el Ministerio de Sanidad lo han paralizado”, confirmó a EG_la consejera de Salud andaluza, María José Sánchez Rubio. ¿Los motivos? “Aluden falta de fondos, pero no sé qué fondos pueden necesitarse si las oficinas de farmacia ya existen, así como los pacientes”, cuestionó Ojeda.

Así, el proyecto EpSOS finaliza sin llevarse a cabo la fase más importante del proyecto. “Era una iniciativa muy bonita que se queda coja”, manifestó Ojeda, quien acudió el 5 de mayo a Barcelona a una última reunión del grupo de profesionales integrados en esta iniciativa. “Publicaremos un informe con las conclusiones del estudio y con nuestras valoraciones de esa única prueba realizada en octubre, aunque lo ideal hubiese sido contar con esa experiencia que iba a integrar a más farmacias y pacientes”, manifestó.

¿Qué pasará ahora con el reto de implantar una e-receta europea que permita que cualquier botica del Viejo Continente pudiese dispensar la medicación prescrita a un paciente extranjero con la presentación de su tarjeta sanitaria u otro documento? Ojeda recordó que “la Unión Europea podrá retomarlo cuando quiera, pero no en el marco de este proyecto”. Por su parte, la consejera andaluza corrobora que “estamos en disposición de iniciarlo en el momento en el que tengamos luz verde para ello”.