| lunes, 24 de febrero de 2014 h |

La Consejería de Sanidad valenciana ha modificado su presupuesto para 2014 en 10 millones de euros para destinarlos al pago de intereses de demora, principalmente derivados de sentencias dictadas por recursos presentados por empresas ante el atraso de pagos de la Consejería. Según el Diario Oficial de la Comunitat Valenciana, este dinero proviene de las líneas presupuestarias de Dirección General de Asistencia Sanitaria, aunque desde la Conselleria han precisado que “no afecta para nada al funcionamiento de los hospitales ni ningún aspecto de la asistencia”.