francisco rosa Madrid | viernes, 07 de marzo de 2014 h |

Pregunta. ¿De dónde te viene el gusto por el bricolaje?

Respuesta. En general, suele ser más barato hacerse las cosas uno mismo que comprarlas hechas. Quizá tiene que ver con el pragmatismo catalán.

P. Entonces, eres el manitas de la casa. ¿Cuál ha sido tu última ñapa?

R. Hace poco tuve que adaptar una placa de un ADSL para que pudiera entrar el conector. Incluso he adaptado muebles de Ikea, y eso son palabras mayores. Mejorar a Ikea es complicado.

P. En tu etapa como funcionario en la dirección general de Farmacia participaste en el montaje de la normativa europea. ¿Tarea difícil?

R. Una propiedad importante de la normativa europea es su elasticidad. La intención es que la interpretación de un griego y un sueco sea igual, y esa labor es compleja, sí.

P. La complejidad también se deriva de las diferentes piezas que hay que ensamblar, ¿es así? Pacientes, industria, administraciones…

R. Cada pieza tiene sus especificidades y lo que se precisa es buscar que el resultante de la mezcla de esas piezas sea consistente. Si se ponen de acuerdo la investigación, las administraciones, los médicos y los pacientes se puede dar el paso a la innovación y el progreso.

P. En cierto modo, tu labor actual consiste en que el legislador no se olvide la pieza de la industria, ¿no?

R. Se trata de que la normativa sea aplicable por laboratorios. Saber de bricolaje te permite medir, limar, cortar por lo sano y evitar agujeros en sitios donde no corresponde.

P. La propia industria ha sufrido algunos daños en el último tiempo. ¿La reparación es fácil?

R. Éramos un vehículo que circulaba rápido, y la crisis y la contracción del mercado han provocado una ralentización. Pero seguimos haciendo investigación, que es lo que sabemos hacer, y eso nos da esperanzas.

P. ¿Tienen un manual de instrucciones y un catálogo de herramientas para proceder a dicha reparación?

R. Lo tenemos. Es bastante flexible y requiere de actualización continua. Una instrucción muy clara es que todas las innovaciones lleguen lo antes posible a los pacientes.

P. Y una herramienta adecuada podría ser el nuevo decreto de precio y financiación, ¿no?

R. Creemos que va a ser una herramienta importante. Esperemos que llegue pronto y que no haya que limar muchas asperezas.

P. Además de instrucciones y herramientas, parece que la obra requiere cierta creatividad.

R. Todos los años llegará un número importante de innovaciones. Quizá tengamos que recurrir a la ingeniería, aunque más financiera que otra cosa.

Emili Esteve (Ponts, Lleida, 1960), es aficionado al bricolaje y también a la micología. Licenciado en Farmacia, tiene plaza como funcionario en el cuerpo farmacéutico de la sanidad nacional. Desde 2001 disfruta de una excedencia, ya que fue llamado a dirigir el departamento Técnico de Farmaindustria. Parte de su labor consiste en limar asperezas con la Administración.